•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Cientos de ancianos nicaragüenses protestaron hoy frente a la Asamblea Nacional para demandar a los diputados aprobar una ley de pensión reducida de vejez, equivalente al salario mínimo promedio actual de unos 136 dólares.

Los ancianos interrumpieron el tráfico de vehículos en las inmediaciones del Parlamento nicaragüense y, como parte de su protesta, bailaron a plena calle música filarmónica y populares cumbias y merengues.

También portaban pancartas en las que exigían su derecho a una pensión reducida de vejez.

El presidente de la Unidad Nacional del Adulto Mayor, que aglutina a los ancianos, Porfirio García, explicó a Acan-Efe que exigen una pensión reducida de vejez a todo mayor de 60 años de edad que haya cumplido con al menos 250 semanas cotizadas.

Según García, en Nicaragua viven 25.000 ancianos que no lograron alcanzar el número mínimo de 750 semanas de cotizaciones que establece la ley.

García se reunió hoy con el diputado oficialista y dirigente sindical Gustavo Porras, a quien reiteró la solicitud de los ancianos.

Porras dijo a los periodistas que el reclamo de la Unidad Nacional del Adulto Mayor es "justa", aunque aclaró que el Estado no dispone de fondos para solucionar la situación.

"No sabemos ni cuántos viejitos (ancianos) son" porque las cifras oficiales "hablan de 40.000 personas, pero ellos mismos dicen que no, que muchos de ellos han fallecido" y ahora son 25.000, indicó.

Los ancianos que hoy protestaron frente al Congreso son los mismos que desde 2010 han realizado marchas y plantones en Managua para demandar la pensión reducida de vejez al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS).

El Parlamento nicaragüense aprobó el 25 de mayo del año pasado una cédula jurídica a la Unidad Nacional del Adulto Mayor, con la que los ancianos gestionaron, sin éxito, empleos no remunerados a la Alcaldía de Managua u otros ayuntamientos.