•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Nicaragua negocia con su aliado Irán la condonación de una deuda por 164 millones de dólares contraída por Managua en 1986, durante el primer Gobierno sandinista, tras una operación de venta de petróleo, informó hoy una fuente oficial.

El presidente del Banco Central de Nicaragua, Antenor Rosales, dijo a periodistas que durante una visita que hizo a Irán, en fecha que no precisó, se acordó crear una comisión iraní-nicaragüense con el propósito de discutir el pago de esa deuda.

En Teherán "se acordó formular dos propuestas, una por parte de Irán y otra de Nicaragua", las cuales fueron intercambiadas, aunque sin acuerdos aún, explicó.

Rosales afirmó, sin embargo, que están "en ese proceso" de afinar una propuesta común en el sentido de condonar parte o totalmente esa deuda a Irán.

"No quisiéramos tener una reducción por sí mismo (de la deuda), sino queremos una reducción que sea verdaderamente sustantiva y que alivie la deuda pública nicaragüense externa", apuntó.

El funcionario confió en que alcanzarán un resultado, aunque no especificó cuándo.

Sobre la condonación de la deuda de 164 millones de dólares solicitada por Managua a Teherán, el Gobierno iraní ha expresado que considerará esa solicitud y que pondrá "sus buenos oficios", principalmente ante el Parlamento de su país, que la debe autorizar.

El titular del banco emisor del Estado hizo esas declaraciones una semana después de que el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, visitara Nicaragua.

Ahmadineyad asistió a los actos de investidura del reelegido presidente del país, Daniel Ortega, en el marco de una gira de cinco días por Latinoamérica en un momento en que parte de la comunidad internacional ha intensificado su presión contra el programa nuclear de Irán por el temor a que pretenda desarrollar un arsenal atómico.

Durante su discurso de investidura, el mandatario nicaragüense respaldó el programa nuclear iraní y pidió a Israel se "desarme" para evitar un conflicto bélico.

Ortega también agradeció a Ahmadineyad por "visitar Nicaragua a pesar de la situación que vive la zona de Medio Oriente", en la que, dijo, existe "inestabilidad y amenazas provocadas por Estados Unidos y otras naciones imperialistas".