•  |
  •  |

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos llevará el caso de la muerte de Dina Carrión, tipificada por las autoridades como suicidio, ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, dado que hay dudas razonables sobre su deceso, mientras la reapertura de la investigación está “empantanada”.

Según la abogada Wendy Flores, del Cenidh, la decisión fue tomada porque los familiares presentaron la documentación de cómo, durante casi dos años, han agotado toda petición con las autoridades, sin que haya avance del caso ocurrido en abril de 2010, cuando la referida supuestamente se disparó en el pecho con el arma de su exmarido, Juan Carlos Siles, quien era el único que estaba en la casa, pero asegura que no oyó la detonación por estar escuchando música.

Dos casquillos
El cuerpo de Dina fue encontrado en el porche. Según el expediente de balística, se encontraron dos casquillos de diferentes balas, uno que tenía en la mano y otro que cayó junto a su cuerpo, después que supuestamente se disparó mientras estaba de rodillas, lo que hizo que el arma fuese a dar a 1.8 metros de distancia.

Según el doctor Boanerjes Ojeda, abogado de la familia Carrión, hay elementos que dejan dudas, como que las manos de Dina estaban ensangrentadas, pero el arma estaba limpia. Por otra parte, destacan moretones que encontraron en el cuerpo.

A pesar de esto, la fiscal auxiliar Verónica Nieto, en su momento respaldó la versión del exmarido, y consideró que no había pruebas para acusar. Por esto la familia solicitó revisión del caso en julio de 2011, y la fiscal departamental de Managua, Blanca Salgado, ordenó un nuevo proceso de investigación.

Posteriormente los familiares de Dina Carrión presentaron una denuncia en la Dirección de Asuntos Internos de la Policía contra las autoridades del Distrito Cinco, por falta de acatamiento del proceso investigativo mandado.

Aída Carrión, hermana de Dina, destaca que en todo este tiempo hubo una serie de obstáculos para el desarrollo del caso por parte de las autoridades.