•  |
  •  |

El extitular de la Dirección General de Ingresos, DGI, Walter Porras, se presentó ayer a la Contraloría General de la República, CGR, para solicitar información sobre la auditoría financiera que realiza el ente fiscalizador a su administración, correspondiente a 2009, y sobre dos denuncias que él interpuso contra su antecesor en la entidad tributaria.


“En esa del 2009 se habían levantado ciertos falsos, es decir, eran presunciones que ya no van incluidas ni tomadas en consideración (en la auditoría). Todo va bien gracias a Dios, y la Contraloría está actuando correctamente”, aseguró Porras.


El exfuncionario fue destituido de su cargo por orden del presidente Daniel Ortega en abril del año pasado, después de que EL NUEVO DIARIO publicara una serie de trabajos de investigación que demostraban la existencia de irregularidades en la DGI, como las devoluciones ilegales de impuestos a algunas empresas.

Pendiente responsabilidad para Arteaga
Porras interpuso denuncias contra su excompañero de trabajo en la DGI, el ex subdirector Humberto Solís, y contra el exdirector de Ingresos, Róger Arteaga.
Porras recordó a los auditores que al recibir las riendas de dicha institución, heredó una deuda de 67 millones 626 mil 610 córdobas con 84 centavos, cuya responsabilidad la achacó a su antecesor, Róger Arteaga.


Aseguró que dicho problema afectó a la DGI desde 2007, y, por ende, está vinculado con la auditoría que realizan al período 2009.


“No creo que (en el informe de la auditoría) haya responsabilidades penales, pero sí, posiblemente, podría haber responsabilidades administrativas. Quiero decir que es una deuda heredada de 67 millones de córdobas; 6 (millones) que asumimos nosotros en el gobierno de 2007, y no había ninguna responsabilidad con la administración que teníamos nosotros de 2007 al 2009”, señaló Porras.


Llamamos en diversas ocasiones a Róger Arteaga a su teléfono celular para conocer su versión sobre las cifras mencionadas por Porras, pero no respondió a nuestras llamadas.

¿Y el autopréstamo de Solís?
Asimismo, Porras consultó a la CGR si tomaron en consideración para auditar el desembolso por 220 mil córdobas que se auto recetó en calidad de anticipo, sujeto a rendición de cuentas, el 13 de noviembre de 2009, el entonces subdirector de la DGI, Humberto Solís.


Según Porras, hasta el 31 de diciembre de 2010, Solís debía 123 mil 560 córdobas, pero desconoce si canceló el préstamo.


Sobre el tema de las devoluciones ilegales en la DGI, Porras dijo que la auditoría practicada al período 2009 no presentó anomalías, y que está pendiente analizar 2010 y 2011, mientras el contralor Guillermo Arguello Poessy aseguró que los resultados de las auditorías por las que preguntó el exfuncionario aún no han concluido, pero que llevan el debido proceso.


“Todos alegan lo mismo, que no se les da el debido proceso… todo lo que él pide aquí se le da, no queremos que al final de la auditoría (diga) que aquí se hizo como en el informe (Alfredo) Artiles (Contador Público Autorizado) con el que llevaron preso a Arnoldo Alemán. Artiles hizo un remedo de auditoría sin que el doctor Alemán fuera parte”, recordó Poessy.


Finalmente, el jefe interino de la Unidad de Auditoría de la CGR, Luis Rodríguez, afirmó que tendrán resultados de algunas auditorías relacionadas con la DGI a finales de febrero de este año.