•  |
  •  |

Estados Unidos revisará la política de ayuda a Nicaragua, y llevará a cabo un “escrutinio agresivo” de préstamos del Banco Interamericano de Desarrollo, BID, y del Banco Mundial, BM, informó la secretaria de Estado, Hillary Clinton.

En Nicaragua algunos funcionarios del gobierno, consultados ayer mismo en la noche, prefirieron no expresar su opinión al respecto.

A través de un comunicado oficial, titulado “Condiciones democráticas en Nicaragua”, la secretaria de Estado Clinton retoma señalamientos de observadores internacionales, y refiere que las recientes elecciones de Nicaragua no se llevaron a cabo de manera transparente e imparcial, y todo el proceso electoral se vio empañado por irregularidades significativas.

“Las elecciones marcaron un retroceso a la democracia en Nicaragua y han socavado la capacidad de los nicaragüenses para sostener a su gobierno”, señala la nota de prensa divulgada en la capital estadounidense.

A continuación indica que Estados Unidos trabajará con sus socios en el continente americano, para desarrollar acciones coordinadas con otros países de la región para “fortalecer la democracia” en el país centroamericano, tras la reciente reelección del presidente Daniel Ortega Saavedra. Además, añade que esperan con interés el informe final de la observación europea.

Mientras tanto, como parte de una revisión de nuestra asistencia y la política hacia Nicaragua, “los Estados Unidos seguirán ejerciendo un escrutinio severo sobre los proyectos de préstamos en el Banco Interamericano de Desarrollo y el Banco Mundial”, y se opondrán a cualquier propuesta de préstamo que no cumpla con altos estándares de esas instituciones o no representen un impacto suficiente para el desarrollo del país.

BM recientemente aprobó préstamo

Recientemente, el pasado 17 de enero, el BM aprobó un préstamo por US$25 millones para proyectos educativos en Nicaragua, y Estados Unidos no se opuso a ello, según informaron a la AFP fuentes de la entidad.

Estados Unidos, de acuerdo con el cable de AFP, se opone regularmente a ciertos préstamos en beneficio de Argentina en instituciones multinacionales, aunque en este caso es a causa de un diferendo sobre el “default” de la deuda de Buenos Aires, que sigue sin resolverse totalmente.

Nicaragua en la mira

Las elecciones presidenciales del 6 de noviembre en Nicaragua “no fueron celebradas de forma imparcial y transparente”, critica el comunicado firmado por Clinton.

Por otra parte, Venezuela, Ecuador, Nicaragua y Cuba fueron escalas de una reciente gira del presidente iraní Mahmud Ahmadinejad, que despertó irritación en Washington, capital de Estados Unidos.


Funcionarios sandinistas no opinan

Por su parte, algunos funcionarios sandinistas contactados ayer por la noche vía telefónica, prefirieron no expresar su opinión sobre la advertencia que comunicó ayer la secretaria de Estado Hillary Clinton.

El jefe de la banca sandinista en la Asamblea Nacional, diputado Edwin Castro, no quiso comentar la noticia, y a través de comunicación telefónica, solo expresó que “eso lo tiene que establecer el Ejecutivo”.

Igualmente, el diputado sandinista y presidente de la comisión legislativa de Asuntos Exteriores, Jacinto Suárez, se excusó de emitir una reacción al respecto, porque ayer se encontraba fuera de Nicaragua, sin embargo, pidió a la periodista que le leyera lo que había comunicado Hillary Clinton, aunque luego remitió la responsabilidad de reaccionar sobre el tema a la Cancillería de Nicaragua.

También intentamos comunicarnos con el canciller Samuel Santos, pero su celular aparentemente permaneció apagado hasta el cierre de esta edición de EL NUEVO DIARIO.


Advertencia

El excanciller Eduardo Montealegre y el analista político Óscar René Vargas opinaron que el anuncio del Departamento de Estado de Estados Unidos es una advertencia al gobierno de Nicaragua.

Montealegre señaló que el anuncio “es sumamente serio” para el país, debido a que el principal financiamiento a través de préstamos de libre disponibilidad provienen de instituciones como el BID y el BM.

“Ya se veía venir”
En tanto, Vargas dijo que no le extraña el anuncio, pues ya se veía venir con declaraciones sobre la gobernabilidad de Nicaragua, que han hecho personalidades como la presidenta del Comité de Relaciones Exteriores del Congreso, la legisladora republicana Ileana Ros-Lehtinen, y el exembajador estadounidense Robert Callahan, quien incluso solicitó a su gobierno condicionar la ayuda al país. 

“Todos apuntaban en la dirección de presionar a los organismos financieros internacionales donde Estados Unidos tiene un peso importante”, subrayó el analista político.

Sin embargo, a ambos les llamó especialmente la atención lo que dice el comunicado del Departamento de Estado, en cuanto a que Estados Unidos se opondrá “a cualquier propuesta de préstamos que no reúna los altos estándar de esas instituciones (BIB y BM)”.

Para Montealegre es una alerta sobre los temas de gobernabilidad e institucionalidad en Nicaragua, por lo que resaltó la importancia de llegar a un consenso en el nombramiento de nuevos magistrados en los poderes del Estado.

Concesión al sector republicano

Vargas, por su parte, consideró que ello implica que el gobierno de Barack Obama está haciendo una concesión al sector republicano de su país, que ataca su política exterior y lo presiona en tomar medidas contra países que, según ellos, vulneran la democracia y las libertades fundamentales.

“(El anuncio) es una concesión a la derecha republicana, pero se deja una puerta abierta para seguir negociando con el gobierno de Nicaragua para poder sostener la política de real politik (“yo te acepto como sos y vos me aceptás como soy”)”, refirió.

“Vamos a ver declaraciones fuertes, pero acciones que no rompen con la lógica anterior de la real politik”, enfatizó Vargas.

Intentamos obtener la reacción del viceministro de Relaciones Exteriores, Valdrack Jaentschke, pero una persona que contestó su celular dijo que no estaba, y cuando quisimos confirmar si estaba fuera del país, cortó la llamada.