•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

 

Luego de la victoria lograda por los Indios del Bóer con 7 carreras a 6 sobre los Tigres de Chinandega, el Estadio Nacional Denis Martínez  como de costumbre quedó plagado de bolsas plásticas, papeles, vasos descartables entre otros restos de basura.

“Lo que pasa es que la gente es bien cochina, y debería ser ordenada, aseada, debemos tener limpio nuestro país, porque así evitamos las enfermedades”, afirma Moisés Blandón habitante de la capital, quien se encontraba limpiando el local.

Al igual que Blandón,  José Antonio Vallejos habitante de Managua y quien observaba el entrenamiento de los Indios del Boer, opinó que la gente que acude a los partidos debe culturizarse. “No debemos de tirar la basura donde quiera, porque daña al medio ambiente y sobre todo no es basura orgánica es externa, y esta tarda más de 100 años en destruirse”, declaro.

Según fuentes extraoficiales que se encontraban laborando en la limpieza del lugar comentaron que siempre cuando hay actividad deportiva en el estadio, la gente bota basura donde no debe.

Para doña Juana Ramírez, encargada de limpieza de ese local, la basura ya es problema de cultura del nicaragüense, y a donde quiera que esté siempre hace lo mismo.

Cada quien por su lado
“Los empleados del Instituto Nicaragüense de Deportes (IND), son los que se encargan de la limpieza del estadio, los trabajadores de la Alcaldía de Managua, solo recogen la basura y la echan en los depósitos, es como si el Instituto tuviera su propia gente y la Alcaldía también”, afirma Adolfo Osorio, encargado de seguridad interna del Estadio Nacional Denis Martínez.

Según los consultados, no saben con exactitud si la comuna ejecuta multas en contra de las personas que botan la basura en lugares inadecuados, pero se debería crear conciencia ambiental.

“Aquí en el estadio no hay suficientes barriles para depositar la basura en su lugar,  esto provoca que las personas ensucien el estadio”, comento Osorio.

El NUEVO DIARIO  trato de obtener información de la administración del Estadio Nacional, cuyo encargado es Cesar Osejo, pero no se pudo.