•  |
  •  |

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, Unesco, elogió a Nicaragua por el lanzamiento de un proyecto piloto de textos escolares en lengua indígena para la comunidad mayangna.

“Es un proyecto histórico”, expresó el doctor Juan Bautista Arríen, Secretario Permanente de la Unesco en Nicaragua, al reconocer las limitadas condiciones del servicio educativo que padecen los pueblos indígenas.

El apoyo financiero del proyecto que forma parte del Programa Sistemas de Conocimientos Locales e Indígenas de la Unesco, lo aporta en parte la Embajada de Noruega. La Unesco también asiste técnica y económicamente la iniciativa.

Ocho territorios de la nación Mayangna serán el “laboratorio” donde se desarrollará este año la validación de la propuesta de materiales didácticos en su lengua materna para estudiantes de tercer grado.

El proyecto se aplicará en 42 escuelas, básicamente las ubicadas en el área de Bosawás, y consiste en la utilización de una propuesta de textos escolares y de una guía metodológica para el docente en dos áreas generales: Lengua y Persona, Naturaleza y Cultura.  

La iniciativa es una apuesta para comenzar a suplir la carencia de textos que padece la nación Mayangna, actualmente conformada por más de 30,000 habitantes.

Salvar su propia identidad

También es una búsqueda por elevar la calidad de la educación que reciben estas comunidades, pues la falta de textos en su lengua arriesga la propia identidad de los descendientes de este pueblo, coincidieron líderes comunitarios que se reunieron en la capital para presentar los materiales pedagógicos e iniciar la primera capacitación a parte de los docentes que utilizarán los nuevos textos.

Demetrio Antolín, quien participó en la preparación del material pedagógico, explicó que los textos fueron elaborados en correspondencia a los contenidos del programa de educación bilingüe del Ministerio de Educación, Mined.

Por su parte, Joel Dixon, Viceministro de Asuntos Indígenas y Afrodescendientes del Mined, se refirió a la importancia de rescatar la cultura y la lengua mayangna.

“Este programa tiene que ver con la reconstrucción del pensamiento y del conocimiento ancestral de los pueblos originarios”, valoró Dixon, reconociendo que “el niño mayangna conoce otras cosas, no lo suyo muchas veces”, porque --explicó-- hasta ahora han utilizado los mismos programas que los preparados para estudiantes del resto del país.

Mined admite carencias
Dixon también admitió parcialmente los señalamientos de carencias educativas que sufren los mayangnas. Reportó una atención del 95% de la demanda educativa, y aseguró que de 670 plazas que hacían falta, solo tienen 25 pendientes de aprobación.

“Si aparecieron nuevas (plazas) este año hay que ver cómo se resuelven”, indicó, refiriéndose a la solicitud de docentes y de colegios para Secundaria que planteó Netan Morris Taylor, líder de  los mayangnas Sauni Bas.

También habló de un déficit de entre 20 y 30% de pupitres en las escuelas de todos los territorios, bajo la justificación de que en la zona no hay quien los elabore, y que la lejanía de las comunidades encarece su costo cuando se llevan desde Managua.

“Tiene que ver con el tema de recursos, que no es suficiente todavía”, agregó.

Pero en general, dijo que el gobierno “lo básico lo está cubriendo… en términos de calidad educativa hay que trabajar más”, e indicó que también el empirismo afecta la educación de los pueblos que representa.