•  |
  •  |

Organizaciones ambientalistas encabezadas por la Fundación Amigos del Río, Fundar, salieron al paso de la negativa de Costa Rica a reconocer la autoridad de la Corte Centroamericana de Justicia, CCJ, que ordenó detener la construcción de la carretera de 160 kilómetros que esa nación construye paralela al Río San Juan, y que según expertos ambientales, ya ha provocado un daño ecológico gravísimo.

Al respecto, Kamilo Lara, quien preside una de las organizaciones que interpusieron la demanda ante la CCJ, minimizó la “rebeldía y la soberbia” que ha manifestado el gobierno tico, porque “parece que es la única arma o estrategia (que tiene) cuando se siente fuera de la razón”.

Igualmente, lamentó que estén “desvirtuado el rol que corresponde al organismo regional”, y señaló que la “gira” anunciada por la Cancillería para “poner quejas” a los presidentes miembros del Sistema de Integración Centroamericana, SICA, sobre el actuar de la CCJ, indirectamente legitima al órgano regional, “porque es un trato jurídico del SICA”.

Al margen de las reacciones del gobierno tico, Lara informó que siguen trabajando en presentar las pruebas irrefutables del daño ambiental.

Equipos de expertos en Biología, Ecología, Asuntos hídricos, geológicos y de sistemas de construcciones viales, además del plano jurídico, trabajan con ese objetivo.

“De acuerdo con las matrices, se traducen en daños superlativos, en algunos casos irreversibles”, resaltó el ambientalista.

“Que Costa Rica obedezca”

Mediante comunicado girado aprovechando la conmemoración del Día Mundial de la Educación Ambiental, los ambientalistas nuevamente llamaron al diálogo entre las  dos naciones, haciendo énfasis en la necesidad de que el gobierno tico acate las medidas cautelares dictadas por el tribunal de justicia regional. “Exigimos respeto y cumplimiento a dicha resolución”, dice la nota.

También manifiestan respaldo a las acciones legales promovidas por el Estado de Nicaragua ante la Corte Internacional de Justicia “en función de la defensa de la soberanía nacional, el respeto y la protección de los recursos naturales, principalmente la Reserva de Biosfera del Río San Juan de Nicaragua”, según el pronunciamiento.

Entre los firmantes están la Asociación Nova Odisea, el Grupo Feminista de León, el Proyecto Socioecológico, Prosoco, la Asociación de Intercambio Juvenil de León,  la Plataforma Nacional Juvenil y el grupo Senderismo Nica.