•  |
  •  |

Como respuesta al comunicado de la Secretaria de Estado del Gobierno de los Estados Unidos, EU, Hillary Rodham Clinton, el Gobierno de Nicaragua ratificó ayer que las pasadas elecciones nacionales fueron un “proceso democrático cuyo fortalecimiento y profundización continuará siendo decidido, sin injerencia alguna, por el pueblo soberano de Nicaragua”, señala la nota de prensa firmada por el canciller Samuel Santos López.

En el escrito emitido ayer por la tarde, el gobierno sandinista expresa que “las relaciones con el Banco Interamericano de Desarrollo, BID, y con el Banco Mundial, BM, en los últimos cinco años, el Gobierno de Nicaragua ha preparado sus propuestas de proyectos con la más alta calidad técnica, basada en los altos estándares que requieren las Instituciones Financieras Internacionales para acceder a sus recursos financieros”.

“Todas las operaciones de financiamiento contratadas en el período han sido enfocadas a generar un gran impacto en el desarrollo socioeconómico del país, en temas prioritarios como salud, educación, energía, caminos, entre otros”, se lee en el comunicado oficial, donde también dice que “Nicaragua reitera su disposición de continuar desarrollando con los Estados Unidos de América relaciones en el marco del respeto y colaboración en los distintos temas de interés mutuo”.

Estados Unidos informó el miércoles, a través de Clinton, que revisará la política de ayuda a Nicaragua, y llevará a cabo un “escrutinio agresivo” de préstamos del BID y del BM.

Los diputados del partido gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, Wálmaro Gutiérrez Mercado y José Figueroa Aguilar, también reaccionaron contra las declaraciones de Clinton, a quien Gutiérrez señaló de “desconocer la realidad de Nicaragua”; mientras que Figueroa exigió “respeto a la soberanía” y “no condicionar la ayuda financiera”.

Exigen respeto
El secretario ejecutivo de la bancada del FSLN en el Parlamento, José Figueroa Aguilar, expresó que “nuestro gobierno ha promulgado una política de respeto, de acercamiento, y una política armoniosa con muchos gobiernos, incluyendo el de EU, pero así como hemos propiciado estas relaciones respetuosas, también hemos exigido relaciones de respeto a nuestra soberanía”.

Figueroa también exigió “respeto a las decisiones de los nicaragüenses, y en este caso particular, hubo una elección ampliamente ganada por el FSLN y ampliamente legitimada durante la toma de posesión (del presidente Daniel Ortega)”.

Agregó que “si bien es preocupante el retiro de cualquier ayuda para proyectos sociales, también exigimos al gobierno de EU respeto a las decisiones de los nicaragüenses, expresadas en la elección. Y en el caso de la cooperación, cuando esta está en armonía con los objetivos de desarrollo económico y social de Nicaragua, y no se condiciona políticamente ni se utiliza como disparador político, es bienvenida”.

“Una cooperación que se utiliza para chantajear, para irrespetar a nuestro pueblo y la soberanía de nuestro país, esa cooperación la rechazamos”, agregó.

Rechazan “ayuda condicionada”
De igual forma, el diputado del FSLN y presidente de la Comisión de Producción, Economía y Presupuesto de la Asamblea Nacional, Wálmaro Gutiérrez Mercado, rechazó la posición del gobierno de Estados Unidos, señalando que “no voy a reaccionar a declaraciones de un funcionario público de otro país que desconoce la realidad de Nicaragua”.

Gutiérrez agregó que tanto el BID como el BM “han avalado y reconocido el esfuerzo del gobierno del comandante Daniel Ortega en el mejoramiento del nivel de vida de los nicaragüenses, enmarcado en el combate a la pobreza”.

En los últimos cinco años, el BID ha financiado en Nicaragua unos US$1,059 millones, destinados a mejorar el acceso a viviendas populares, apoyo al sector transporte, el turismo, combate a la pobreza, apoyo a centros de desarrollo infantil, apoyo a microfinancieras, microcréditos agrícolas, infraestructura y electricidad rural, entre otros.

Por su parte, los proyectos del Banco Mundial totalizan US$269 millones, de los cuales US$136 millones aún no han sido desembolsados. Asimismo, la Estrategia de Alianza con Nicaragua, aprobada en octubre de 2007, incluye una asistencia financiera de hasta US$240 millones a lo largo de cinco años (2007-2012).

Consejero de EU: “Estamos preocupados”
Por su parte, el Consejero Económico de la Embajada de los EU en Nicaragua, Gary A. Clements, proyectó la “preocupación” de su país debido a las irregularidades registradas en los comicios nacionales del 6 de noviembre pasado.

“Pues, sí creo que la Secretaria de Estado fue muy clara con lo que dijo, y es que estamos preocupados por las irregularidades de las elecciones del año pasado, y por eso estamos sentando nuestra posición sobre esta ayuda al gobierno, pero no tengo nada que agregar aparte de lo que ella ha dicho. Creo que ella fue muy clara en esto”, expresó el diplomático.

Waiver en proceso de revisión
Sobre la dispensa del Waiver, Clements dijo que “este proceso está en revisión, y se va a seguir revisando para determinar o no si va a haber Waiver (en Nicaragua)”.

“Estamos en un proceso de revisión, y estamos muy preocupados por el estado de la democracia aquí en Nicaragua”, agregó, en alusión a las “dispensas o exenciones” conocidas como “Waiver”, que otorga el gobierno de EU a aquellos países con los que colabora, ya sea bilateral o multilateralmente, pese a que tengan casos de confiscaciones a ciudadanos estadounidenses.

Esta dispensa se hace de forma anual, tomando en consideración el grado de avance del país en cuanto a la indemnización de los ciudadanos afectados.

Atender la “campanada”
Por otra parte, José Adán Aguerri, Roberto Courtney y Julio Icaza recomendaron al gobierno del presidente Ortega atender la “campanada” que representa el comunicado de la secretaria de Estado, Hillary Clinton.

El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, José Adán Aguerri, manifestó que ante esta noticia, el gobierno tiene que dar señales positivas a EU, sin embargo, no le preocupa tanto el “escrutinio” como el tema de los Waiver.

“Aquí todos los préstamos se hacen de manera rigurosa, y en ese aspecto creo yo que siempre va a ser así. El problema son los Waiver, tenemos que ver que, efectivamente, los Waiver sean positivos para el país, y ahí tienen que estar dirigidas las estrategias para que desarrollemos Nicaragua y para que no se afecte a Nicaragua”, dijo Aguerri.

Nicaragua cumple
Por otra parte, Aguerri explicó que en el caso de los préstamos que hace el BID al país, Nicaragua cumple con todos los estándares y los requisitos necesarios, así que a eso no le ve problema.

Sin embargo, recalcó que el gobierno debe “entender la simbología de esa señal”, como Aguerri le llama a la revisión que comunicó el miércoles Clinton.

“La simbología nos tiene que provocar una campanada, y esa campanada la tenemos que ver hacia los Waiver; en lo particular los préstamos sí cumplen con todas las rigurosidades”, insistió Aguerri.

El director ejecutivo de Ética y Transparencia, Roberto Courtney, manifestó que con el solo hecho de hacer elecciones limpias, el gobierno de Ortega se va a evitar que EU haga realidad lo que en este momento solo es una advertencia.

Revisión es producto de las presiones
El experto en derecho internacional, Julio Icaza Gallard, consideró que esta “revisión” obedece a las presiones de los congresistas republicanos, que han estado pujando en la Cámara de Representantes de EU, para que el presidente Barack Obama ejecute sanciones contra Nicaragua, debido a las irregularidades que se dieron en las pasadas elecciones del 6 de noviembre.

Icaza valora que esta “advertencia” le da tiempo al presidente Ortega para “cambiar” su manera de gobernar el país, antes de julio, cuando vencen los Waiver concedidos hace un año.

Cambiar a los magistrados del CSE
Icaza recomendó que el gobierno debe cambiar a todos los funcionarios con cargos vencidos en el Estado, principalmente a los cuestionados magistrados del Consejo Supremo Electoral, CSE.

Asimismo, Courtney hizo una comparación particular, para explicar qué es lo que le sucedería al país si Estados Unidos retirara la ayuda de Nicaragua.

“Nicaragua es una mesa que tiene tres patas, una es la cooperación internacional, otra es la que generamos nosotros mismos y otra son las remesas, imaginate cuál es la reacción de algo que se sostiene de ese modo, si en vez de tres pasa a tener dos patas, se cae o se pegaría una tambaleada”, explicó Courtney.

Ya era hora
Por su parte, el presidente del organismo cívico “Hagamos Democracia”, Roberto Bendaña, acogió con beneplácito la posición asumida por el gobierno de Obama, expresada en las declaraciones de su Secretaria de Estado, y señaló que el cambio en la política de Washington obedece a la presión que han ejercido diferentes congresistas --republicanos y demócratas-- en la Cámara de Representantes, en torno a las denuncias sobre un supuesto fraude en las elecciones nicaragüenses del pasado 6 de noviembre.

Bendaña llamó la atención en torno a otras posibles medidas que podría tomar el gobierno de Estados Unidos contra Nicaragua, y rechazó que el cambio de actitud del presidente Obama obedezca a la coyuntura electoral en el país norteamericano.

“Únicos afectados son los nicaragüenses”
La doctora Vilma Núñez, Presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, lamentó la posición de EU, y dijo estar en contra de este tipo de acciones y sus imposiciones a los organismos de cooperación, cuando quiere actuar contra un país.

Destacó que con esto no pretende avalar las violaciones a los derechos de los nicaragüenses por parte del gobierno, pero los únicos afectados son los nicaragüenses al perderse este apoyo, mientras los gobernantes continúan disfrutando de sus posiciones cómodas.

La doctora Núñez indicó que las anomalías en el proceso electoral y la presencia del presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad nos costó esta revisión que podría dejarnos sin ese importante apoyo económico de organizaciones como el BID y el FMI.

Marcos Carmona, Director de la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH, dijo que preocupa la probabilidad de que esa ayuda se pierda, dado que es importante para la estabilidad económica del país e incide en proyectos sociales.

“Sería muy lamentable que se cortara la ayuda brindada por el pueblo estadounidense. Nos afectaría desde varios aspectos, no sólo en el carácter de proyectos sociales, sino también en la inversión en nuestro país, y si quedáramos fuera de los Waiver significaría no solo pérdida de la ayuda multilateral, sino también del beneficio que muchos nicaragüenses tienen para su permanencia en Estados Unidos, que de ser expulsados, ya se dejarían de percibir remesas y habrá más nicaragüenses desempleados”, dijo el director de CPDH.

Carmona hizo un llamado al gobierno a que reflexione sobre la gobernabilidad y la democracia en el país, pero también a Estados Unidos a que recuerde que quienes perderían serían los nicaragüenses y no el gobierno.

Colaboración de Rafael Lara.