•   San Jorge, Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Un medida regulatoria al transporte público, que inició a implementarse recientemente en el muelle lacustre de San Jorge, ha generado inconformidad entre los habitantes de la isla de Ometepe, ya que ahora no se permite que los buses que cubren la ruta hacia Managua y viceversa, ingresen al interior del puerto a esperar a los pasajeros que bajan de las embarcaciones.

Esta decisión fue aplicada por la Empresa Portuaria Nacional, EPN, en coordinación con las autoridades de la Dirección General de Transporte Acuático del MTI, para seguridad de los usuarios.

Sin embargo, pobladores la Isla expresan que están siendo perjudicados “por qué ahora tenemos que caminar más de 100 metros para abordar los buses a fuera del muelle y los más perjudicados somos los comerciantes que viajamos con cargas”, expresó Alma Ligia Varela, comerciante de pedecederos y habitante de Moyogalpa.

Se quejaron
En rechazo a la negativa de permitir el ingreso de los buses, los pobladores de Ometepe, enviaron una carta al representante del partido de gobierno en Rivas, Amílcar Aguilar, en la que le explican las dificultades que pasan por la aplicación de esta nueva medida y por ende le piden su apoyo.

La misiva, con fecha del 17 de enero, es firmada por más de 100 personas, en su mayoría estudiantes, comerciantes trabajadores y transportistas, que aducen que cuando los buses ingresaban hasta al muelle gozaban de seguridad  y del apoyo  de los ayudantes de los buses, ya que se encargan de recibir las cargas que desembarcaban y la subían a las unidades.

“Ahora tenemos que pagar para que nos trasladen  nuestros productos, sacos equipajes, de las lanchas hasta donde está el bus y quien no tiene para pagar se ve obligado a cagar sus maletas y si no se apura los deja el bus”, expresó Varela.

Otro inconveniente que señalan los pobladores, es que por lo general las embarcaciones tardan más de una hora en llegar de Moyogalpa a San Jorge, cuando el tiempo del recorrido está programado en una hora y esto, según ellos, reduce las posibilidades de coincidir con la salida de los buses, sobre todo ahora que tardan más tiempo entre la salida de la lancha y el abordaje de los autobuses.

Transportistas inconformes
El sector transporte que cubre la ruta San Jorge- Rivas- Managua, también mostró su inconformidad mediante una misiva, en la que señalan que desde que se abrió esta ruta en la década de los 90, ingresaban hasta el muelle y se ubicaban frente donde atracan las lanchas a esperar a los pasajeros, y ahora salen vacíos, porque muchos usuarios no logran desembarcar a tiempo y trasladarse hasta donde están los buses.

Además, alegan que esta ruta es constantemente afectada por los embates de la naturaleza y en este sentido señalan que con esta medida, los pasajeros tendrán mayores dificultades durante el invierno y agregan que cuándo los vientos son fuertes, ni siquiera salen las lanchas y que por ende parte de San Jorge totalmente vacíos.