•   Bluefields, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La comunidad católica de Bluefields, inició una serie de actividades en saludo a los 100 años de creación del vicariato apostólico de esta ciudad, fundado el dos de diciembre de 1913 por el papa Pio X.

Yukary Murakamy, miembro del comité pro centenario de la Iglesia, dijo que las festividades representan una oportunidad para agradecer a la iglesia su obra social “celebramos con alegría este centenario en la que han ofrendado sus vidas una serie de misioneros y religiosos en toda nuestra región, esta es una forma de agradecer por su vocación de servicio a nuestra comunidad”, dice Murakami, quien señala que las actividades inician con un festival cultural y gastronómico en el gimnasio del colegio San José.

El padre Isidoro Sánchez, párroco de la Catedral Nuestra Señora del Rosario, asegura que la presencia de la Iglesia Católica en la Costa Caribe es antigua “lo que celebramos es la creación de un obispado propio, contar con el vicariato o estructura de la organización de la iglesia que antes de 1913 éramos atendidos por el obispo de León”, señala Sánchez y destaca que los primeros años, la región fue atendida por misioneros lasallistas de Cataluña (España), posteriormente por las características de la región, con población de habla inglesa, la región es atendida por misioneros capuchinos de Estados Unidos.

Cinco obispos
Desde la creación del vicariato apostólico de Bluefields, cinco obispos han transcurrido en la misión, siendo el primero: Monseñor Agustín Bernaus, quien llegó a Bluefields el 19 de mayo de 1915, luego le siguió Monseñor Mateo Niedhammer, Monseñor Matías Solá, Monseñor Salvador Schlaefer y el actual obispo, Monseñor Pablo Smith y el obispo auxiliar monseñor David Zewich en el Atlántico Norte.

La presencia católica en Bluefields es notable en el primer hospital San Pablo, el actual Instituto (lasallista) Cristóbal Colón, y barrios con nombres religiosos como San Pedro, San Mateo, Tres Cruces, Fátima y Santa Rosa “muchas familias generosas dieron terrenos en lo que hoy es Bluefields, con el tiempo la iglesia entregó los mismos para la edificación de obras sociales y familias que necesitan tierra y techo”, comenta el Padre Isidoro.