•  |
  •  |

El último quinquenio le deja al país un saldo moderadamente satisfactorio en materia de legislación y de regulación ambiental, según parte del informe conclusivo de la Agenda Ambiental Nacional, que jóvenes organizados propusieron en 2007 a quienes entonces corrieron por la silla presidencial. En el informe, les definieron los temas urgentes en ese campo.

Pero el comparativo de lo propuesto versus lo alcanzado, también encontró “vacíos” en la gestión ambiental, tanto de parte del gobierno como de la sociedad, en lo que respecta a participación ciudadana, indicó Jonathan Palma, Vicepresidente de Jóvenes Ambientalistas.

En esa misma categoría, Palma incluyó la falta de impulso al fortalecimiento económico y técnico para el desarrollo de acciones ambientales, como el empuje que considera se necesita hacer al establecimiento de infraestructura sostenible relacionada con el tema.

Entre los puntos destacables reconoció que si bien la agenda ambiental del gobierno no priorizó los puntos sugeridos en la Agenda Ambiental Nacional, el Poder Ejecutivo implementó acciones vinculantes sobre todo en lo que respecta a la conservación de la biodiversidad.

Raomir Manzanares, asesor técnico de Jóvenes Ambientalista, también calificó como bueno el trabajo del legislativo, que dio paso a 15 leyes ambientales y decretos ejecutivos, además de instrumentos que ahora representan un reto en cuanto a promoción y participación de la ciudadanía para que se empodere sobre sus alcances.

A este poder del Estado, para el período que inicia, le demandarán aprobación de tres instrumentos: Ley de Protección de Vida Silvestre, Ley de Ordenamiento Territorial y Ley y Política Nacional de Gestión Integral de Manejo de Residuos.

Esta última legislación fue reconocida como prioritaria por el diputado y jefe de la Bancada del partido Frente Sandinista, Edwin Castro.

“Tenemos pendiente un montón todavía”, dijo el parlamentario, tras señalar que la regulación sobre el manejo de residuos necesita generar conciencia en la ciudadanía sobre el daño que hace al medio ambiente con la basura, pero al mismo tiempo, que adquiera conciencia también de que los desperdicios tienen potencial como generadores de divisas.

Agenda se debe consensuar
Manzanares invitó al gobierno a aplicar “esa tolerancia de conversar con el poder económico… con la comunidad ambientalista, para tocar temas tan sensibles como el cambio climático, la educación ambiental y el cumplimiento de las normas y las regulaciones”.

Además, llamó la atención acerca de la reducción de la asignación presupuestaria que ha venido sufriendo el Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales. En 2007 esa cartera recibía 237 millones de córdobas, y el año pasado apenas se le giraron 154 millones.