•  |
  •  |

Anestesiado y sobre la camilla, con toda la parafernalia que equipa el quirófano de la Unidad de Quemados del Hospital Metropolitano “Vivian Pellas”, estaba Óscar Gutiérrez, de 16 años, sometido este jueves a la primera operación maxilofacial que realiza Aproquen.

Óscar es parte del grupo de pacientes con malformación de labio y paladar hendido que atiende gratuitamente Aproquen, adonde llegó para ser corregido en 1995, y paulatinamente lo iban preparando para esta primera intervención integral, donde se unió un equipo de médicos voluntarios altamente calificados en las especialidades de maxilofacial, ortodoncia y odontopediatría.

El paladar hendido es un defecto congénito de las estructuras que forman la bóveda palatina, y es característico por una hendidura o apertura en el paladar superior. El labio leporino y el paladar hendido pueden presentarse simultáneamente, pero también pueden ocurrir por separado.

Este joven, oriundo de Masaya, registra en su expediente una operación para corregir ambos defectos como parte del Programa de Atención Integral de Labio y Paladar Hendido de Aproquen.

Estadísticas
Según estadísticas, este problema es uno de los defectos congénitos más comunes. Afecta a uno de cada 700-750 recién nacidos.

Y mientras Óscar dormía bajo los reflectores del quirófano, las expertas manos de los médicos --entre ellos el doctor Gilberto Martínez-- trabajaban en su cavidad bucal.   

En palabras del doctor Jorge Castillo, ortodoncista involucrado en la cirugía de Óscar, la mayoría de pacientes con labio y paladar hendido tienen una deficiencia en el maxilar superior debido a que la mandíbula crece más que el maxilar. “Se corrige poniendo ambas partes uniformemente…”, explicó.

Seguido de la cirugía, el paciente debe permanecer bajo dieta líquida, y queda en manos del ortodoncista quien se encargará de controlar el proceso para ir jalando el canino a su lugar con la colocación de brackets o frenillos.

La doctora Daysi Masís es la odontopediatra encargada de ver los casos de labios y paladar hendido, desde que el paciente nace hasta los 10 o 12 años, que es cuando comienza el tratamiento con ortodoncia.

Madre esperaba resultados

En tanto, doña Esperanza Araica, madre del joven, esperaba ansiosa en la sala de hospitalización. Reía nerviosa cuando nos acercamos para conversar con ella, y dijo que Óscar llegó a Aproquen en 1995, donde a los nueve meses de edad fue sometido a cirugía para corregir el defecto del labio leporino, y al año y medio, para eliminar el problema del paladar hendido.

Araica retornó a Aproquen en 2010, y Óscar, mes a mes, recibió tratamiento en 2011, y lo prepararon para esta cirugía.

Esta madre quedó más tranquila al enterarse de que la cirugía practicada a su hijo había sido un éxito. Óscar recién se bachilleró el año pasado, y anhela ingresar a la Universidad para convertirse en administrador de empresas.