•  |
  •  |

La decisión del juez Séptimo Local Penal de Managua, Henry Morales, de rechazar la querella presentada por Raquel Doña por injurias y calumnias contra Román “Chocolatito González, ha despertado gran inconformidad entre los movimientos feministas y de Derechos Humanos.

Representantes de dichas organizaciones han calificado la decisión como un ejemplo más “de la impunidad que prima en el país”.

Juana Jiménez, Directora Ejecutiva del Movimiento Autónomo de Mujeres, MAM, declaró que situaciones como éstas reflejan la corrupción y el tráfico de influencias que se ventila en el Poder Judicial.

Añadió que en casos como este, los jueces actúan siguiendo órdenes directas y lineamientos partidarios.

“Para nadie es un secreto que los deportistas han sido usados por el FSLN para atraer a la muchedumbre en todas sus campañas políticas”, expresó Jiménez.

Pobre acceso a la justicia
Matilde Lindo, responsable del eje de acción política de la Red de Mujeres contra la Violencia, indicó que esta situación es propia de la débil institucionalidad que prima en el país.

“Mientras no exista un enfoque correcto de la violencia intrafamiliar, mientras los jueces no se apeguen a derecho y a la justicia, seguiremos viendo estos pactos entre hombres”, indicó Lindo.

Añadió que cuando se trata de la vida, la salud y la moral de una mujer, hay que olvidarse de los tecnicismos, ya que el mensaje que se está enviando a la sociedad “es que la impunidad se impone desde la hegemonía de la masculinidad”.

El juez desestimó la querella, porque las gráficas presentadas por la parte querellante en la que se veía a Raquel Doña mostrando moretones en los brazos y en las piernas, no cumplían con los requisitos del Código Procesal Penal.

No obstante, Wendy Raquel Flores, abogada del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, expresó que “si las pruebas presentadas que evidenciaban violencia no aportaban nada al caso, el juez debió rechazarlas, pero eso no le quita ningún fundamento al proceso por injurias y calumnias, ni puede ser objeto de nulidad”.

La esposa del boxeador presentó la querella tras una entrevista en televisión en la que este la acusó de serle “infiel” y robarle la escritura de su casa.

“Estas declaraciones fueron públicas, así que el juez contaba con elementos suficientes para fallar a favor de la víctima, imponer una rectificación y una multa. Pero con esta decisión está dejando en completa indefensión a la víctima”, recalcó Flores.