•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El Gobierno de Nicaragua informó hoy que inició un registro oficial de pacientes con implantes mamarios, luego de que la prensa local publicara que al menos 94 mujeres poseen las prótesis francesas PIP, asociadas con casos de cáncer y retiradas del mercado mundial.

El Ejecutivo nicaragüense ordenó al Ministerio de Salud (Minsa) "garantizar que se agilice el proceso de registro" de personas con prótesis mamarias deficientes, porque "hay algunas marcas que están totalmente prohibidas", declaró a medios oficiales la primera dama y coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo.

Murillo, quien no se refirió en específico a la marca PIP, envuelta en un escándalo mundial, sostuvo que la titular de Salud, Sonia Castro, junto al sector privado, registra los casos de uso de prótesis defectuosas en Nicaragua.

Detalló que se conformará un comité de vigilancia para asegurar que los implantes cumplen con los estándares de calidad internacional y "no representen riesgos".

La funcionaria dijo que se debe tomar con "seriedad y responsabilidad" el caso para proteger a las mujeres "de estas fábricas de implantes mamarios, de glúteos y prótesis de cualquier tipo que ingresan al país" con fallas y "representan riesgos a la salud de las mujeres, a la salud humana en general".

También capacitarán al personal encargado de los registros sanitarios de los proveedores de prótesis para evitar que "por una aspiración estética" las mujeres sean afectadas, apuntó.

El fundador de la empresa que fabricó los implantes mamarios defectuosos PIP, Jean-Claude Mas, fue detenido el pasado 26 de enero en la localidad de Six-Four, en la región de la Costa Azul francesa.

En total, se estima que entre 400.000 y 500.000 mujeres llevan los implantes PIP en todo el mundo.