•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN EFE

El sindicato Frente Nacional de los Trabajadores (FNT), afín al Gobierno de Daniel Ortega, propuso hoy incrementar en un 16 % el salario mínimo a todos los sectores, a excepción de los trabajadores del campo, para quienes pidieron un aumento del 30 %.

El secretario general del FNT y diputado oficialista, Gustavo Porras, hizo el anuncio a periodistas un día después de que el Gobierno, sindicatos y empleadores concluyeran, sin acuerdos, la segunda ronda de negociaciones para fijar el nuevo salario mínimo para los trabajadores nicaragüenses en el primer semestre de 2012.

Los tres sectores instalaron el pasado día 2 la mesa negociadora para acordar el nuevo salario mínimo, cuyo promedio actual es de 135 dólares al mes.

El Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), principal cúpula empresarial del país, no ha hecho una propuesta oficial, pero Porras aseguró que los empleadores han dicho que el aumento no puede ser superior al 10 % para los próximos seis meses.

"Ellos dicen 10 % y nosotros decimos 16 %. Allí está ese proceso negociador", señaló el dirigente sindical.

Las conversaciones, sin embargo, se efectúan con marcadas diferencias, luego de que la ministra nicaragüense del Trabajo, Jeannette Chávez, anunciara que de no llegar las partes a un acuerdo antes del 16 de febrero próximo, el nuevo salario mínimo que sea aprobado tendrá carácter retroactivo.

Los sindicatos respaldan la decisión de la ministra, pero los empresarios la rechazan.

"Este no es un sector privado que se deja chantajear por organizaciones populistas de organizaciones sindicales afines al Gobierno", advirtió hoy el presidente del Cosep, José Adán Aguerri.

En Nicaragua, por ley, el salario mínimo se aplica a nueve sectores de la economía, tiene que ajustarse cada seis meses y debe ser fijado por al menos dos de los tres sectores involucrados en las negociaciones en un máximo de cinco rondas de conversaciones en presencia del titular del Ministerio del Trabajo.

Si no hay acuerdo, el Gobierno decide si se aumenta o no el salario mínimo y en qué porcentaje.