•  |
  •  |

Hace seis años abrió para supuestamente competir con el más popular de los mercados capitalinos. Según los planes, los clientes llegarían a borbollones atraídos por los precios bajos de una gran variedad de productos, las salas de cine y un área de comidas rápidas. Sin embargo, hoy el Oriental 2 es un mercado fantasma donde lo único que se vende son los módulos.

Decenas de pequeñas tiendas fracasaron. Pasillos solitarios, uno que otro negocio abierto y el rótulo de “Se Vende” en las cortinas metálicas es la tónica de la Plaza Comercial Oriental 2, donde EL NUEVO DIARIO constató durante un recorrido que tan solo siete de sus 175 módulos están abiertos.  

En los portales de otros negocios hay rótulos que rezan: “Cerrado por mantenimiento”. Quizá sus dueños esperan mejores tiempos y más visitantes para reabrir.

Una de las pocas comerciantes que aún mantiene su módulo abierto es Melania Silva, quien comentó que la mayoría de los puestos fueron embargados por los bancos. “Aquí los dueños se han ido porque no les resultó rentable o porque fueron embargados. En mi caso he tenido la idea de cerrar pero me da lástima”, dijo.

Agregó que recién abierto el local vendía bastante, pues al día llegaban más de 1,000 visitantes. Ahora llegan menos de 100 personas a su módulo, y de esas, menos de diez compran alguno de los electrodomésticos que se ofertan.
Otro comerciante, que pidió el anonimato, explicó que las visitas comenzaron a mermar a raíz de que se redujeron las promociones.  Además, subrayó que hubo un cambio en la administración y ya no se realizan eventos culturales para atraer a la clientela.

La administradora de la plaza de compras, Kenia Montoya, confirmó vía telefónica que los comerciantes están abandonando los módulos que adquirieron a  precios que oscilaban entre los US$20,000 y los US$30,000.

“La administración no obliga a los dueños a abrir los puestos. Eso es responsabilidad de ellos y si lo abandonan no podemos hacer nada. Ellos abren o cierran a la hora que quieren”, indicó.

Montoya agregó que como parte de los planes para rescatar el proyecto pretenden convocar a una asamblea a todos los propietarios y tratar de alcanzar nuevos acuerdos para un relanzamiento de la plaza comercial.

Tal relanzamiento parece ser urgente.  EL NUEVO DIARIO constató que entre las nueve y diez de la mañana de un día cualquiera de la semana solo tres puestos tenían las puertas abiertas.

A esa hora, cuando en la mayoría de los centros de compras populares de la ciudad abundan los clientes, la Plaza Comercial luce totalmente vacía: solo un señor limpia con afán los pisos de cerámica que muy pocos pisan y de lejos apenas se ven los guardas de seguridad, dando la sensación de que el Oriental 2 es un mercado fantasma.