•  |
  •  |

La música testimonial y de protesta resonó ayer en los pasillos del Recinto Universitario Rubén Darío de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, UNAN-Managua, escenario de una especie de plantón en el que los líderes estudiantiles amenazaron con boicotear el proceso de matrículas si las autoridades académicas no se apegan a los estatutos de UNEN y el presidente con período vencido de la Facultad de Educación e Idiomas, Carlos Hernández, no abandona el cargo.

Ramiro Latino, estudiante de Lengua y Literatura Hispánica, exigió a las autoridades de la UNAN-Managua apartarse de un problema que es de la Facultad de Educación e Idiomas. El universitario fue directo y mencionó al decano de esa facultad, Alejandro Genet y al rector de la casa de estudios, Elmer Cisneros.

“Nosotros estamos realizando este plantón porque a Carlos (Hernández) ya se le venció su período el 6 de junio de 2011 y hoy estamos a 11 de febrero (de 2012)”, expresó ayer Latino.

Asegura que el Comité Electoral Nacional, CEN, que está bajo la potestad de la Asamblea Nacional, emitió un comunicado el 14 de diciembre del año pasado indicando que la Facultad quedaba acéfala y se convocaba a elecciones para marzo de 2012.

Previamente, en noviembre, el CEN emitió una resolución en la que indicaba que Hernández ya no pertenecía al movimiento estudiantil por vencimiento de período.

Los dirigentes estudiantiles de cada facultad se entienden directamente con las bases estudiantiles y trabajan coordinadamente con las respectivas decanaturas en la asignación de bonos de exoneración que se entregan a quince de cada cien estudiantes y otros beneficios.

El decano Genet explicó que existe una resolución del 13 de diciembre de 2010 por parte del Congreso universitario, que concluyó que todas las autoridades estudiantiles a quienes se les vencía el período en 2011 se mantendrían en el cargo mientras no hubiese otro cónclave que cambiase tal decisión.

“Todo se decide a nivel de Congreso, y lo digo así porque en este instante no conozco cual es el estatuto o reglamento oficial actualizado o vigente”, alegó Genet, señalando que una semana después de las elecciones nacionales, un miembro del movimiento estudiantil elaboró un documento en que se desconocía al presidente de la Facultad porque su período había vencido.

“Pero lo que un Congreso (estudiantil) hizo no lo puede botar una persona, entonces para que aquella decisión sea revocada tiene que darse otra reunión a nivel de Congreso”, consideró.

Pero según José Figueroa, estudiante de segundo año de Traducción Francesa y Secretario de Organización de UNEN en el Recinto Universitario Rubén Darío, las autoridades académicas no están respetando lo que el CEN y la Asamblea Nacional han dictaminado.

“Están manoseando decisiones y le siguen dando recursos a Hernández como combustible, estipendios, bonos de alimentación y de matrículas que los estudiantes solicitan, pero no se sabe donde están, ni el mismo Carlos da la cara”, expuso.

Dada la situación, Figueroa y Latino anunciaron que si la mañana del lunes 13 de febrero “las autoridades no dan una respuesta contundente o no se retiran de este proceso de elecciones de la facultad, cuyas planchas ya están inscritas, cerramos matrículas después del mediodía”.

“Nos tomaremos el Auditorio 12, donde se están realizando las matrículas, cerramos con la gente adentro y si lo ven como secuestro, pues los secuestramos a todos los que estén dentro”, amenazaron.