•  |
  •  |

El Acuerdo Presidencial 01-2012 publicado en La Gaceta No 23, el lunes 6 de febrero, ocasionó un cisma en el Banco Central, luego que el presidente de ese ente descentralizado repasó detenidamente los 108 nombres y apellidos de los miembros del Gabinete de Gobierno ratificados por el presidente Daniel Ortega, y el suyo no aparecía.

Un detalle muy importante, ya que Rosales Bolaños encabezaba la lista de funcionarios que fueron nombrados a inicios de la pasada administración de Daniel Ortega, según consta en el Acuerdo Presidencial 12-2007, publicado en La Gaceta del 10 de enero de 2007, cuando Ortega regresó al poder tras 16 años en la oposición.

Pero esta vez no salió del todo. El artículo uno del Acuerdo Presidencial 01-2012 publicado en La Gaceta No 23, dice: “nómbrese a los miembros del Gabinete de Gobierno, ministros y viceministros, procurador, presidentes, vicepresidentes, director, subdirectores, gerente general de Entes Autónomos y Descentralizados, secretarios de la Presidencia y asesores presidenciales a los siguientes compañeros”.

Son dos páginas y media de extensión, con un total de 108 nombres de funcionarios públicos y no aparece el presidente del Banco Central de Nicaragua, figura relevante del gabinete económico.

El mismo día que fue publicado ese Acuerdo en el Diario Oficial, Rosales Bolaños convocó a una conferencia de prensa para informar sobre la próxima visita de la delegación del Fondo Monetario Internacional (FMI), pero ante las preguntas de los periodistas sobre las reservas internacionales del país y los acuerdos alrededor del Banco del ALBA, aclaró que la administración de las reservas de Nicaragua está regida por la Ley Orgánica del BCN y es potestad del Consejo Directivo del BCN.

Esa aseveración fue interpretada como una desautorización al presidente Daniel Ortega, quien viajó a Caracas, Venezuela, el fin de semana y acordó que Nicaragua aportaría el 1% de las reservas internacionales del país –unos 17 millones de dólares—para el capital semilla del Banco del ALBA.

Además, antes, en un acto público el presidente Daniel Ortega dijo que de la partida de 1,400 millones que serán incluidos en la reforma al Presupuesto General de la República, cerca de 500 millones están comprometidos porque “por nuestra propia iniciativa decidimos dar ese paso de colocar 500 millones en las reservas de Nicaragua, del Banco Central, y de esa forma tener ahí como una garantía frente al bono que se les está entregando a los trabajadores”.

Sin embargo, Rosales Bolaños fue categórico: “No veo sinceramente cómo pueda ser porque para que puedan salir (los fondos) tengo que firmarlo yo, y les estoy diciendo que no es posible que se puede tomar ningún monto, ni un córdoba, ningún dólar, ni 500 o 200”.

“Es obvio que quien maneja las reservas de Nicaragua es el Banco Central, y es por eso que esta tarde les he contestado que no existe ninguna decisión de parte del Banco Central de Nicaragua de tener ningún fondo de garantía”, insistió Rosales Bolaños.

Y sobre el uso de las reservas internacionales para el Banco del ALBA, Rosales agregó que éstas no se manejan a gusto y capricho de nadie, sino que es potestad del Consejo Directivo, el que tiene que evaluar criterios claves como rendimiento.

Fuentes ligadas al gobierno aseguraron que esas declaraciones provocaron fuertes diferencias entre Antenor Rosales Bolaños y el presidente Daniel Ortega, quien le habría reclamado vía telefónica y solicitado su renuncia.

Hasta ayer Rosales Bolaños no contestaba su teléfono móvil. En tanto, el vocero de la institución, William Briones, mantuvo también apagado su celular y la página web del BCN estuvo fuera de servicio durante la tarde.

La salida intempestiva del funcionario sería la segunda de este tipo. Durante el régimen de Anastacio Somoza Debayle, el entonces presidente del Banco Central, Francisco Lainez salió de la institución por desavenencias con Somoza Debayle.

Periodo vencido
La última reforma a la Ley Orgánica del Banco Central, aprobada en 2010, contempla que el periodo del presidente de la institución es de cinco años, pudiendo ser reelegidos. Este año Rosales Bolaños cumplirá un lustro frente a la institución.  

El artículo 15 establece que “en caso que expiren los períodos del Presidente del Banco Central o cualquier otro miembro del Consejo Directivo, sin que hayan sido nombrados o ratificados sus sucesores, los mismos continuarán en el ejercicio de sus cargos hasta que se produzca el nuevo nombramiento y éste haya sido ratificado”.

Al Presidente del Banco Central lo nombra el Presidente de la República ante quien tomará posesión, previa ratificación por la Asamblea Nacional, establece el artículo 26.

El expresidente del Banco Central, Evenor Taboada, calificó la gestión de Rosales Bolaños como “excepcionalmente buena”, pues consideró que “su manejo acertado y muy responsable de los temas contribuyó a dar tranquilidad y estabilidad macroeconómica”.