•   Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Las autoridades mexicanas extraditaron a Guatemala al presunto líder  de una banda acusada de asesinar y calcinar a 15 nicaragüenses y un holandés en 2008, informó este lunes la estatal agencia guatemalteca de noticias.

Marvin Leonel Barrios, alias "El Taquero" y quien también se identificaba con los apellidos Montiel Marín, fue trasladado, junto con su pareja Sara Cruz Mansilla, bajo estrictas medidas de seguridad, en un avión de las autoridades mexicanas que arribó la noche del domingo a la Fuerza Aérea Guatemalteca, precisó la fuente.

Ambos, detenidos en México el pasado 16 de agosto, son acusados de dirigir labanda que asesinó y calcinó a los nicaragüenses y al holandés en noviembre de 2008, en un carretera en Huité, en el departamento de Zacapa, unos 160 km al este de la capital guatemalteca, cuando viajaban en un autobús procedente de Nicaragua.

La investigación está a cargo de la Fiscalía Especial de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), un ente creado por las Naciones Unidas para sanear y reforzar el sistema de justicia de este país centroamericano.

Según las pesquisas, la banda de "El Taquero" estaba detrás del tráfico de drogas en el departamento de Zacapa (este) y tenía nexos con narcotraficantes de Centroamérica y Colombia.

En un primer juicio, el pasado 7 de junio, el Tribunal Primero de Alto Riesgo condenó por la matanza al guatemalteco Juan Carlos Policarpio, uno de los miembros de la banda, a 820 años de prisión, aunque las leyes del país determinan que la máxima pena para purgar en prisión son 50 años.

La Fiscalía especial también presentó la acusación en el Juzgado Primero de Alto Impacto contra el ex policía Héctor González Morales, alias 'La rana', y Roberto Rivera Chacón, con base en evidencia recabada y el relato de un colaborador.

El colaborador, cuyo nombre permanece en reserva, reveló que González fue la persona que compró la gasolina para quemar a las víctimas, mientras que Rivera Chacón es sindicado de haber interceptado el autobús en el que las víctimas se trasladaban.

Por ese hecho, que aún es investigado por las autoridades, están pendientes de captura otros cuatro guatemaltecos.

Según versiones extraoficiales, la banda se dedicaba al tumbe (robo) de droga y secuestraron el autobús con los pasajeros, creyendo que llevaban un cargamento; pero de acuerdo con las autoridades las víctimas eran comerciantes y no transportaban nada ilícito.