•  |
  •  |

Gracias al tesón y a la labor filantrópica de varias organizaciones y de ciudadanos anónimos, cientos de niños de escasos recursos de la Escuela Pan y Amor, de Batahola, tendrán acceso a una mejor educación, al contar ahora con una nueva biblioteca virtual y un laboratorio de computación, además de un nuevo edificio para talleres vocacionales.  

La inauguración de la biblioteca virtual, que cuenta con ocho computadoras, y del laboratorio equipado con 20 máquinas, fue posible gracias a una donación anónima y a fondos facilitados por American Nicaraguan Foundation.

Una parte de los equipos donados son de segunda mano y otros completamente nuevos, explicaron miembros de la asociación. El centro también cuenta con un nuevo edificio de dos plantas que estará finalizado totalmente en dos meses, y que albergará los talleres de artesanías en madera y el de corte y confección.

“Estos talleres son con doble propósito: que el niño estudie, y nosotros producir algo que podamos vender”, expresó Charlotte Chavarría, Presidenta de la Asociación Pan y Amor.

Desde su nacimiento, en 2000, la Asociación Pan y Amor ha logrado conseguir donantes para ejecutar proyectos en tres centros escolares que albergan a niños de escasos recursos, que con el paso del tiempo han logrado graduarse y obtener conocimientos técnicos.

Lo que inicialmente era apenas un comedor para 40 niños en el Mercado Oriental, gracias a Pan y Amor se convirtió en un centro escolar, y gracias a las donaciones lograron abrir otras dos escuelas, donde actualmente se benefician 1,400 niños, indicó Chavarría.

“Abarcamos todo preescolar hasta secundaria, incluyendo carreras técnicas, los niños están con nosotros en primaria nueve horas y en secundaria diez horas”, detalló la presidenta de la Asociación Pan y Amor.

“Queremos que cuando salgan de aquí puedan hacer su microempresa y comiencen a trabajar. Con educación estos niños han cambiado, ya no son violentos; los niños vienen de hogares pobres, pero aquí tienen una oportunidad de superarse, de salir adelante”, dijo por su parte doña Ilse Ortiz, tesorera de dicha asociación.

Como ejemplo, Ortiz recordó que el año pasado los niños hicieron un desfile de modas, en el que pusieron en práctica los conocimientos adquiridos en el taller de corte y confección.

El trabajo de la Asociación Pan y Amor está enfocado a la administración y gestión de recursos para el Centro Escolar ubicado en el Mercado Oriental, que funciona desde 2000, así como del Internado de Varones, que también está situado en el centro de compras más grande de Centroamérica, que atiende a jóvenes desde 2003, y el Centro Pan y Amor Batahola, que abrió sus puertas en 2010.