•   Bilwi, RAAN, Nicaragua  |
  •  |
  •  |

Los conflictos por tierras entre mestizos e indígenas del Llano Sur, jurisdicción de Bilwi, cabecera departamental de la Región Autónoma del Atlántico Norte, RAAN, se agudizan cada día más.

Los indígenas que piden la expulsión de todo ciudadano mestizo del territorio del Llano Sur,  han comenzado a incursionar a territorio mestizo, de donde han tomado más rehenes.

El pastor de Santa Fe de Acawacito y cinco mujeres fueron sacados a la fuerza por los comunitarios de Lapan y de Sukatpin, sumando ya 18 rehenes.

Así lo informó a los medios locales de Bilwi, Marvin Sánchez, delegado del Ministerio de Gobernación de Bilwi.

“Los mestizos de ese sector se han empezado a armar y temen que los indígenas tengan intenciones de volver por más rehenes, lo que puede provocar un baño de sangre entre ambos bandos, afirmó Douglas Pérez, un poblador del territorio de Tasba Pri.

Sin embargo, Reynaldo Francis, jefe de bancada de Yatama, en el Consejo Regional, dijo a EL NUEVO DIARIO que desconoce esa situación.

“Son seis (los rehenes) en Sukatpin y siete en Lapan” aseveró Francis, quien agregó que el fin de semana viajó otra comisión a Lapan, en busca de iniciar un proceso de diagnóstico en el territorio indígena, pero fracasó en su intento de querer negociar la libración para los rehenes.

Anuncian tranque

Varios indígenas del territorio de Tasba Pri, a través de una llamada telefónica a EL NUEVO DIARIO en la RAAN, informaron que se están preparando para la instalación de un tranque en Sahsa, en protesta a las acciones de los indígenas.

Añadieron que no permitirán que sigan secuestrando a más personas, cuando ellos mismos han vendido las tierras y acordado por altas sumas de dinero que ahí vivan los mestizos.

“Estamos preparando las condiciones para instalar un tranque. No vamos a permitir que nos saquen. Ellos han vendido las tierras; son unos oportunistas, quieren sacar beneficios de un problema que ellos mismos han ocasionado. Están acostumbrados a que el gobierno los mantenga”, dijo un líder mestizo que solicitó omitiéramos su nombre, para evitar ser blanco de persecución.