•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El presidente de la Corte Centroamericana de Justicia, el hondureño Francisco Lobo, anunció hoy que viajará a Bélgica y Luxemburgo para explicar la gestión del tribunal regional en la disputa entre Nicaragua y Costa Rica, por la construcción de una carretera costarricense cerca del río San Juan.

Lobo dijo en rueda de prensa, en Managua, sede de ese tribunal regional, que en Bélgica se reunirá con representantes de la Unión Europea (UE) y en Luxemburgo con miembros del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas.

La gira, de la que no precisó cuando iniciaría, será para responder a la "ofensiva diplomática" que realizó Costa Rica en Centroamérica y que podría trasladarse a Europa, explicó.

"Va a ser necesario que vayamos una comisión (de la Corte) a Bruselas y vamos con la verdad. (Será) verdad contra mentira", según Lobo.

El funcionario regional acusó a Costa Rica de "pintar" internacionalmente a la Corte Centroamericana como "los malos de la película, como que nos estamos extralimitando".

El tribunal regional admitió en diciembre pasado una demanda de organismos ambientalistas no gubernamentales nicaragüenses contra una carretera de 120 kilómetros que Costa Rica construye en su territorio al margen sur del fronterizo río San Juan y que Managua considera provoca daños a la naturaleza.

La Corte Centroamericana ordenó suspender la construcción, pero Costa Rica, que no pertenece al tribunal, desestimó las pretensiones de los jueces regionales.

El canciller costarricense, Enrique Castillo, viajó recientemente a los países de Centroamérica para informar que su Gobierno no reconoce la decisión del tribunal, al que acusó de distorsionar un conflicto territorial entre San José y Managua.

Lobo dio a conocer este lunes que la semana pasada se reunió con los presidentes de Guatemala, Otto Pérez, y República Dominicana, Leonel Fernández, respectivamente, a quienes demostró "con las leyes en la mano" que la Corte Centroamericana intervino en el conflicto entre Managua y San José amparado en el Protocolo de Tegucigalpa.

Ese acuerdo, sostuvo, fue firmado en 1991 por todos los mandatarios de la región, incluido Costa Rica (pero no lo ha ratificado), y establece que "todas las controversias relativas a la interpretación y aplicación de los tratados centroamericanos deberán someterse" a la Corte.

El funcionario calificó como un "sueño" condenado "al fracaso" pensar que la Corte Centroamericana desaparecerá, porque "está más fortalecida que nunca".

Al respecto, anunció que el presidente de Guatemala se comprometió a nombrar a los dos jueces de ese país ante el tribunal, aunque no precisó cuándo.

La Corte Centroamericana se creó en 1991 y en la actualidad cuenta con seis magistrados provenientes de El Salvador, Honduras y Nicaragua.

Según ha dicho Lobo, Guatemala no tiene magistrados en el organismo por "diferencias políticas" internas, sin más precisiones.

Los dos países mantienen una disputa desde octubre de 2010, cuando Costa Rica acusó ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) a Nicaragua de invadir con militares y civiles y causar daños ambientales en un humedal fronterizo en el Caribe, en un territorio que ambos países reclaman como propio.

En marzo pasado la CIJ ordenó a los dos países abstenerse de enviar personal de seguridad, militar o civil a la zona en disputa.