•  |
  •  |

La Contraloría General de la República, CGR,  indaga a través de una auditoría especial, el destino de poco más de 315 millones de córdobas que salieron de la Dirección General de Ingresos, DGI, en 2005, en concepto de devoluciones de impuestos. Una carta enviada por el titular de la CGR Guillermo Argüello Poessy, al exdirector de esa entidad, Róger Arteaga, durante la Administración del expresidente Enrique Bolaños, revela que tras dos años de iniciada la auditoría, los funcionarios a cargo todavía no han obtenido la documentación que respalde las devoluciones por el orden de los C$315 millones 477 mil 102.42.

La auditoría especial a las devoluciones se originó después de realizada la Auditoría Financiera Presupuestaria 2006. El 10 de junio de 2010, el entonces Director Administrativo Financiero de la DGI, Marco Antonio Amaya, envió una misiva a la Contraloría, informando a quien le devolvieron C$313 millones 813 mil 598.29, sin embargo, no presentó soportes.

La semana pasada, el actual titular de la DGI, Martín Rivas Ruiz, aseguró a través de una carta enviada al presidente del Consejo Superior de la Contraloría, Guillermo Arguello Poessy, que los archivos solicitados no se encuentran físicamente. “Hemos destinado a un equipo para que localice si existe algún expediente relacionado a su solicitud, y a la fecha no hemos encontrado indicios de que existan, por lo que confirmo que en los archivos existentes los expedientes solicitados no se encuentran físicamente.

"No omito manifestarle que seguiremos insistiendo en la búsqueda, y de ser positivo algún hallazgo, se lo haremos saber de forma oportuna”, escribió Rivas Ruiz.

Arteaga: “Que me revisen”

Consultado al respecto, Róger Arteaga expresó que está anuente a responder a las interrogantes de los auditores.

“En 2010 respondí a todas las preguntas que me hicieron los auditores, y dos años después --no sé qué hicieron con toda la información que les proporcioné-- me mandaron otra carta diciendo que la información que había dado no estaba bien clara, que contestara otra pregunta”, dijo Arteaga.

Según el exfuncionario, “yo no puedo acceder a todos esos documentos y no puedo irme a meter allí (a la DGI), además, esto también se lo preguntaron a los encargados de las devoluciones, y ellos contestaron, así que no sé detrás de qué andan”.

Arteaga agregó que no sacó “ningún papel” de la institución, pues eso es delito. “Me hacen preguntas que quizá no puedo contestar porque no tengo la documentación, pero sí lo hicieron los que estaban directamente trabajando en las devoluciones”, dijo.

En la carta enviada el 14 de febrero a Arteaga, Arguello Poessy le informa que tiene 17 días para preparar sus alegatos y contestar las aclaraciones respectivas.