•  |
  •  |

La presidenta de la Corte Suprema de Justicia, CSJ, Alba Luz Ramos, fustigó este lunes a los organismos de derechos humanos que han criticado la sentencia que dictó el juez de Somoto, Erick Laguna, en el caso de “El Carrizo”, quien impuso pena mínima a los culpables por el homicidio de tres pobladores de esa comunidad, debido a motivos políticos.
Sin embargo, la presidenta de la CSJ expresó a la vez su desacuerdo conque el judicial haya establecido como atenuantes el  “arrebato” y el estado de ebriedad.
“Yo no estoy de acuerdo con la tesis del arrebato o de que se considere el estado de ebriedad como atenuante, pero sí voy a defender siempre el derecho que tienen los jueces de aplicar lo que la ley les permite”, comentó la presidenta del Supremo Tribunal.
El pasado viernes 17, el juez Laguna condenó a tres años y tres meses de prisión a Jesús Herrera Zepeda, secretario político del FSLN en San José de Cusmapa; a Eusebio Cruz, funcionario del Consejo Supremo Electoral; al exjefe policial de ese municipio, Elvin de Jesús López, y a Mauricio Díaz Jiménez, expolicía.
Ramos, al defender la sentencia del juez Laguna, cuestionó a los organismos de derechos humanos que la criticaron y hasta la calificaron como “aberración judicial”, tildándolos de “politizados”.
“Es evidente que la reacción que vemos ante la decisión del juez de Somoto no es la misma que cuando el juez de Siuna declaró no culpable a los 12 que participaron en el asesinato del secretario político del FSLN  y ocasionaron lesiones graves contra siete policías”, dijo Ramos, en referencia a la sentencia de un tribunal de jurado en el caso acontecido en la comunidad de Coperna, como violencia poselectoral.

Cuadra: “Sentencia no está escrita en piedra”
Por su parte, el magistrado Armengol Cuadra, Presidente de la Sala Penal de la Corte, negó que la sentencia de El Carrizo establezca jurisprudencia, al señalarse en la misma que el estado de embriaguez es atenuante. “Para que haya jurisprudencia es necesario que existan tres sentencia de la Corte en una misma dirección”, explicó Cuadra.
Esta es la  segunda vez que en una sentencia se toma como atenuante el estado de embriaguez a favor de un condenado. La primera vez fue la Sala Penal de la CSJ la que señaló como atenuante la embriaguez, al reducir a cuatro años de prisión la condena por violación a Farinton Reyes.
“La sentencia no está escrita en piedra, y, por lo tanto, está sujeta a la revisión del Tribunal de Apelaciones y de la Corte”, indicó el magistrado Cuadra.
Por su parte, el magistrado Rafael Solís expresó que aunque no conoce la sentencia, “es obvio que el delito de homicidio tiene una pena más alta”.
Mientras tanto, el magistrado Manuel Martínez Sevilla prefirió no opinar sobre el polémico fallo, explicando que el mismo llegará vía casación a la Sala Penal de la Corte, de la cual él es miembro.