•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |

El procurador Hernán Estrada dijo ayer en un programa televisivo que la Procuraduría General de la República, PGR, hará mediciones a lo largo y ancho de las costas del país para definir los límites costeros y las áreas que pertenecen al Estado, con base en la Ley 690 (para el Desarrollo de las Zonas Costeras).

El funcionario indicó luego que los propietarios del centro turístico Punta Teonoste, en Tola, Rivas, habrían ocupado la zona costera de uso público que, según la ley, es el área descubierta entre la bajamar y la pleamar, más cincuenta metros de la marca de marea máxima promedio hacia tierra firme, cuya zona debe ser respetada.

Al respecto, el inversionista suizo nicaragüense de Punta Teonoste, Walter Bühler Molina, respondió que su propiedad está a una distancia de 900 metros de la costa. “Eso es falso, (el procurador) está mal informado o está mintiendo, ellos no se limitaron a hacer las mediciones en la parte costera, están 850 metros de más hacia adentro que se están tomando”, dijo Bühler, quien insistió en que no le compete a la PGR hacer mediciones costeras ni invadir una propiedad, como ha ocurrido en la suya.

En la entrevista con el programa televisivo 24 Horas, el procurador Estrada declaró: “Nosotros mirábamos a los señores de Teonoste decir que tienen más de un kilómetro de playa, pues ahí no hay acceso, y yo le recuerdo que eso es público, que eso es dominio del Estado”.

La Ley sobre costas, aprobada en 2009, establece que las mediciones serán determinadas por el deslinde y amojonamiento ejecutado por la administración municipal, el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, Ineter, y el Ministerio del Ambiente y de los Recursos Naturales, Marena, en un plazo de cinco años, con el acompañamiento de la Comisión Nacional de Desarrollo de las Zonas Costeras. No refiere nada relacionado con la PGR.

Para el diputado y presidente de la Comisión de Turismo de la Asamblea Nacional, Pedro Joaquín Chamorro, los 50 metros que establece la ley aún no están delimitados por la falta de presupuesto en las instituciones encargadas de hacer el trabajo.

“Nada tiene que ver con la delimitación de costas, ahí hay 20 manzanas claramente delimitadas sin ninguna orden judicial para hacerlo, el procurador no ha mostrado ninguna orden judicial para poder haber hecho esa intervención”, dijo Chamorro, quien públicamente invitó al funcionario de la PGR para que exponga sus motivos ante la comisión.

La zona costera marítima de uso público quedó establecida  cincuenta metros a partir de la marea máxima hacia tierra firme, respetando los derechos legalmente adquiridos, las constancias de uso de suelo y las autorizaciones de estudio de impacto ambiental, concedidas antes de la entrada en vigor de esta normativa. “La ley respeta los derechos adquiridos por los anteriores, y en este caso respeta nuestros derechos”, enfatizó Bühler.

El vicepresidente de esta comisión del Parlamento, el diputado opositor Javier Vallejos, insistió en que los procedimientos de la PGR “son ilegales”, porque aún está pendiente la resolución sobre este conflicto en el Tribunal de Apelaciones de Granada.

“Es un allanamiento a la propiedad privada, y si quiere relacionar la Ley de Costas, cabe señalar que todavía no se ha logrado definir el concepto de pleamar (nivel máximo alcanzado por una marea creciente) oficialmente, para dictaminar hasta dónde es área pública la costa. Por lo tanto, no veo la relación”, opinó el diputado Vallejos.

Preocupación gremial

La vicepresidenta de la Cámara Nacional de Turismo de Nicaragua, Canatur, Silvia Levy, insistió en que el diálogo es primordial en estos asuntos, porque el uso de la fuerza pública aleja la inversión, y no es conveniente que los turistas sientan que en Nicaragua se da ese tipo de desalojos.

“Hay que evitar ese tipo de acciones, pues tenemos que ser embajadores del turismo y ayudar a que en el país no caiga lo que se ha logrado en este tiempo. Las cosas primero hay que averiguarlas, no me parece que llegue la Policía”, insistió Levy.

El presidente de la Cámara de Industrias, Cadin, Mario Amador, comentó: “Nos preocupa, sobre todo, por la imagen del país que estamos mandando al exterior… Esta imagen se debe proteger en la mayor manera posible”.

Empresario dispuesto a dialogar, pero bajo una premisa

Lo que a Bühler Molina le parece bien es la propuesta del procurador Estrada, de pedir al Tribunal de Apelaciones de Granada que remidan la propiedad de 65 manzanas de Punta Teonoste.

Estrada dijo en la televisión que “para mejor proveer”, es decir, para que los magistrados tengan más y mejores elementos de juicio antes de dictar su sentencia, les ha pedido remedir la propiedad, y que las partes lleven a sus respectivos técnicos o especialistas en medición catastral, y que los magistrados puedan nombrar un tercero.

Los inversionistas suizo-nicaragüenses de Punta Teonoste dijeron que han buscado un diálogo con el Procurador General de la República, sin ningún éxito hasta ayer. La propuesta de los empresarios es que la base del diálogo sea el retiro de la fuerza pública que permanece en su propiedad desde hace una semana.

Bühler Molina afirmó que su familia no negociará las tierras que adquirieron hace 13 años, y propone tres ámbitos donde se puede desarrollar el diálogo: el Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep; la Dirección de Resolución Alterna a Conflictos, Dirac, dependencia especializada de la Corte Suprema de Justicia, CSJ, y la Agencia de Promoción de Inversiones de Nicaragua, Pro Nicaragua.

Obras detenidas

Según la familia Bühler, a raíz de este conflicto algunos inversionistas nacionales y extranjeros han detenido construcciones en la zona de Tola, debido al conflicto en que están en juego 20 manzanas de tierra.

“Todo el actuar que ha venido haciendo la Procuraduría pone en peligro la inversión, nos han dicho que están preocupados porque son inversiones fuertes en Tola y son inversiones de hasta US$5 millones, pero están paralizadas”, aseguró Walter Bühler, el representante legal de esta familia.

Colaboración de Ernesto García y de Seydi Castillo