•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |

Un contingente de unas 40 mil libras de carne nica no pasó las fronteras de Guatemala este fin de semana, país que desde hace dos años viene imponiendo barreras comerciales a la carne bovina nacional para no competir ante la calidad y precios que el producto tiene en el mercado internacional, según denunciaron los representantes de las empresas exportadoras afectadas por esta decisión.

Los denunciantes explican que este tipo de restricciones está ocasionando que los clientes en Guatemala pierdan la confianza en los exportadores nicaragüenses, al no cumplirles con los pedidos comerciales. El bloqueo a la carne nica anualmente se traduce en pérdidas de alrededor de US$10 millones, que dejan de percibir las empresas exportadoras nacionales.

A criterio de Ramiro Lau, Director Ejecutivo del Matadero Central, S.A., Macesa, Guatemala tiene “intereses creados” para aplicar estas “trabas comerciales”, y se escuda en las barreras fitosanitarias que imponen a este tipo de productos para que ingresen a su mercado local.

“Guatemala nos argumenta que la carne nica está contaminada, que falla en cuanto a la inocuidad, pero no consideran el hecho de que nosotros estamos exportando a Japón, Taiwan, Estados Unidos, Puerto Rico, y muchos otros lugares que precisamente son países mucho más exigentes”, comentó Lau.

Pero no solo Guatemala ha regresado la carne nica, porque supuestamente no cumple con los requerimientos fitosanitarios. A la lista de países que ponen trabas comerciales al producto nica se suman Honduras, Panamá y hasta Costa Rica, lo que para el sector exportador de carne bovina se traduce en unos US$30 millones anuales que la industria deja de exportar.

No emiten certificados de inspección

Hace tres meses que Guatemala realizó una inspección a los mataderos nicaragüenses, ya han transcurrido 60 días y aún no emite ningún certificado o informe con los resultados de esa evaluación, explica Onel Pérez, Presidente de la Cámara Nicaragüense de Plantas Exportadoras de Carne Bovina.

Esta actitud riñe con lo establecido en el Reglamento Centroamericano sobre Medidas y Procedimientos Sanitarios y Fitosanitarios que entró en vigencia el pasado 2 de enero, dijo por su parte Lau, quien explicó que en este reglamento se establece que de no emitir esos certificados en el tiempo convenido, las plantas procesadoras de carne son aprobadas automáticamente.

Lau advirtió que para Nicaragua lo que está en riesgo con este bloqueo comercial es el mercado natural centroamericano, y señaló que no se debe permitir este tipo de restricciones, porque aunque el país esté exportando carne a otros mercados internacionales, Centroamérica es esencial para el sostenimiento de la economía nacional.

“Es un contrasentido que en el más antiguo de todos los acuerdos, nuestro mercado natural, al que tengo derecho de ir, nos ponga trabas. Estamos de cara a un mercado común con Estados Unidos y vamos por otro con Europa, si no sabemos manejar el primero no vamos a tener éxito ni en el segundo ni en el tercero”, comentó.

Por su parte, el director ejecutivo del Matadero San Martín, Alfredo Marín, cuestionó fuertemente el hecho de que Guatemala haya exigido el año pasado a las empresas exportadoras de carne nica un examen fitosanitario que en ningún otro país del mundo donde Nicaragua exporta carne se haya hecho, lo que evidencia “la corrupción” que existe en relación con las trabas comerciales que imponen a la carne nica.

A Marín le extraña que las cadenas comerciales Walmart y PriceSmart, que son algunos de los clientes a los que se les vende la carne nica, no se hayan pronunciado todavía sobre estas irregularidades.

Revertir restricciones

Los representantes de la industria han señalado que están solicitando el apoyo del gobierno para que se revierta lo que Guatemala le está haciendo a Nicaragua, acudiendo a la Solución de Controversia que establece el TLC de Centroamérica.

“Ya el titular del Mific, Orlando Solórzano, le envió  una carta a su homólogo en Guatemala el pasado 6 de febrero, solicitándole que intervenga ante el Ministro Agropecuario de este país para que autorice y certifique las plantas que ya fueron inspeccionadas, pero con esta carta ya se han enviado cuatro, y cuando se les explica que de no hacerlo se va a acudir a la Solución de Controversia, piden tiempo, así pasan y no cumplen”, expresó Pablo Pereira Gallardo, Gerente de Comercialización de Macesa.

Por tal razón, lo que la industria está solicitando al gobierno es tomar acciones recíprocas, pero multiplicadas al una por cuatro, es decir, si Nicaragua deja de exportar anualmente US$10 millones en carne bovina a Guatemala por el bloqueo comercial, que aquí se le aplique la misma sanción, pero hasta por US$40 millones, a todos los productos guatemaltecos que ingresen o pasen por el territorio nacional.

El gobierno ya tiene una lista de cuáles son los principales productos que Guatemala exporta a Nicaragua, entre los que destacan las llantas de autos, medicamentos y cereales.

EL NUEVO DIARIO intentó en vano comunicarse con las autoridades del Ministerio de Fomento, Industria y Comercio, Mific, así como con las del Ministerio Agropecuario y Forestal, Magfor, para obtener una versión oficial sobre lo expuesto por los exportadores de carne.

Mientras tanto, el presidente de la Cámara de Industria, Cadin, Mario Amador, considera que Nicaragua tiene gran capacidad de producción de carne para alimentar al mercado centroamericano. Ejemplificó que El Salvador actualmente consume entre el 80 y 90% de la carne nacional, y considera que los problemas de bloqueo que presenta Guatemala deben resolverse en la brevedad posible.

“Esperamos que el Mific se ‘ponga las pilas’ para que no nos estén creando problemas, ya que los mataderos son el último eslabón de la cadena, y si no se acepta la carne, el que tiene ganado no pueden ganar dinero”, comentó.

Los mercados de exportación de carne para Nicaragua son El Salvador, Guatemala, Estados Unidos y Venezuela, y este año se proyecta que Europa abra sus fronteras a la carne nica.

Colaboración de Zeydi Castillo H.