•  |
  •  |

Mientras el alcalde liberal de Rancho Grande, Sabino Leiva, asegura que el asesinato de su correligionario, el productor Róger Canales Aráuz fue una acción política, la Policía Nacional investiga el hecho sangriento ocurrido el pasado viernes, sobre la base de dos hipótesis relacionadas con la delincuencia común y con viejas rencillas personales.

Leiva denunció haber recibido amenazas de muerte por parte de varias personas a las que, sin embargo, no identificó, y tampoco explicó por qué no ha puesto la denuncia ante la Policía Nacional en torno a esas amenazas.  Ayer se reunió con miembros del Comité Ejecutivo Nacional, CEN, del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, al cual pertenece orgánicamente, para hacer la denuncia pública. Durante una improvisada conferencia de prensa, aseguró que existe una lista de dirigentes opositores del municipio de Rancho Grande, supuestamente elaborada por personas de “la convergencia sandinista, para asesinarlos”. Pero el edil no mostró pruebas de su denuncia.

Según Leiva, Canales Aráuz ya había recibido amenazas de muerte por parte de tres sujetos, de los cuales, dos estarían detenidos y son investigados por su presunta participación en el crimen. Agregó que uno de los detenidos confesó haber sido el autor del disparo que le quitó la vida al productor.

Investigación en marcha

Sin embargo, el jefe departamental de la Policía Nacional, comisionado mayor José Ramón Calderón, manifestó que están trabajando sobre dos hipótesis para esclarecer el asesinato de Canales Aráuz, quien la semana pasada fue interceptado por tres elementos armados que le realizaron un disparo en la sien derecha, cuando se dirigía a su finca ubicada en la comunidad de Kiwaska, municipio de Rancho Grande.

“Estamos trabajando una serie de versiones, las dos principales son: una, que pudo haber sido por robarle, y la otra, es que lo mataron por rencillas personales”, dijo el jefe policial, quien detalló que el productor había sido víctima de los abigeos.

“Además, tenía rencillas con otra gente, pero no vamos entrar en detalles, los vamos a dar más adelante, porque estamos en el proceso investigativo”, señaló el jefe policial.

Canales fue miembro de la Comisión de Prevención del Delito del municipio de Rancho Grande, y el día del crimen iba a una reunión donde había sido seleccionado para formar parte del Consejo de Convivencia y Seguridad Ciudadana de la comunidad de Kuskawás, también en la jurisdicción de Rancho Grande. El comisionado Calderón dijo que no podía dar más detalles sobre la investigación, pero aseguró que hay tres personas detenidas, dos adolescentes y un ciudadano de entre 17 y 19 años.

Lo que sí confirmó el jefe policial es que los productores de la zona, al conocer del asesinato de Canales, se movilizaron al lugar del crimen y tuvieron un intercambio de disparos con los tres homicidas, pero no se sabe si hubo heridos en la refriega.

El comisionado mayor no quiso hacer referencia a la hipótesis de un crimen político, solo señaló que la Policía investigaba un asesinato y que trabajaba con base en las dos versiones citadas.