•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |

El Secretario General Iberoamericano y expresidente del Banco Interamericano de Desarrollo, BID, Enrique Iglesias, remarcó ayer que el país muestra una clara “madurez” política.  Aunque  dejó entrever que, en general, en América Latina, incluyendo Nicaragua, hay tareas pendientes en materia de institucionalidad, calidad educativa e infraestructura.

Iglesias arribó al país para participar en la conferencia denominada “El Reto Compartido para Construir una Visión de Nación”, organizada en Managua por la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social, Funides.

Además, aprovechó para reunirse por la noche con el Presidente de la República, Daniel Ortega.

Aunque en el pasado nos visitó en momentos de desaciertos en el ámbito económico, político y social, felicitó al país por las metas alcanzadas en este período, donde han predominado ejes de auténticas políticas de Estado, lo que representa una oportunidad para la economía de Nicaragua.

La madurez política a la que se refiere Iglesias se vislumbra en momentos cuando el sector privado aún cuestiona fuertemente los resultados electorales de 2011. Sin embargo, los avances que percibe en la región coinciden en grandes rasgos con los planteamientos hechos por el Funides, que refiere que Nicaragua ha avanzado en temas relacionados con la productividad, el empleo y la competitividad.

Una “revolución educativa”
Durante su ponencia, indicó la necesidad de continuar con una adecuada gestión macroeconómica que pasa por una política monetaria sana, tanto en Nicaragua como en el resto de la región.

Subrayó, además, que es imperativo --de cara al futuro-- mantener una relación “inteligente” entre el Estado y el sector privado, así como reglas claras para la inversión y la seguridad jurídica.

“Creo que eso que están haciendo ahora ustedes (con la discusión sobre la agenda de desarrollo) es un poco la repuesta a eso”, enfatizó.

Por otro lado, destacó que es muy importante una “gran revolución” de la educación de calidad. “Es urgente (por ejemplo) que América Latina utilice los modernos instrumentos que hoy nos propone la tecnología  para promover la educación de nuestra gente”, manifestó.

Agregó que otro punto vital para el desarrollo económico y social en general es la revolución de la productividad, a través de infraestructura, innovación y  tecnología.   

Iglesias indicó que América Latina está en un período de luces y de sombras, por el vigor que muestra la economía de mercado, que en los últimos 50 años ha dejado grandes logros debido a la explosión de la economía productiva en el mundo, y por las grandes revoluciones tecnológicas.

“Esos son hechos que muestran el vigor del sistema de la economía de mercado, pero además, la globalización a todos los niveles, que se está dando en materias, como por ejemplo, en la estructura de las empresas modernas”, argumentó el Secretario General iberoamericano.

Iglesias señaló que existen grandes avances sociales entre la relación Estado, mercados y sector privado. Se deben seguir políticas sociales inteligentes para ser capaces de hacer frente a todos los problemas, insistió.

“Es una clave fundamental para que esta sea la década de América Latina”, concluyó Iglesias.