•  |
  •  |

El 40% de la cosecha de apante de frijoles se ha perdido, debido a las lluvias intensas en zonas productivas importantes, entre estas, Waslala y Nueva Guinea, hecho que provoca preocupación entre los productores, informó Félix Miranda, Presidente de la Comisión Nacional del Frijol de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN).

“Tenemos reporte de que las lluvias han golpeado el 40% del frijol sembrado para la cosecha de apante, puede ser que eso aumente. Eso significa que si teníamos proyectado dos millones de quintales, ahora son 800,000 quintales menos”, dijo Miranda.

Además de las pérdidas causadas por las lluvias, el dirigente gremial también se mostró preocupado por los bajos precios del quintal de frijol en el mercado internacional (US$42 por quintal), ya que de mantenerse, no podrían recuperar los costos de producción por manzana. A esta situación se suma el hecho de que se ha reducido el mercado internacional, debido a las restricciones impuestas por el gobierno en el pasado.

“Eso nos estaría perjudicando, y si los precios no mejoran y no hay compradores, ni siquiera los costos de producción vamos a recuperar”, indicó el directivo gremial.

Por otra parte, en el mercado interno, el quintal de frijol se está pagando entre C$600 y C$700 por una sobreoferta de frijol, debido a un remanente grande que quedó de la cosecha anterior.

“Este precio es poco rentable, porque en el campo al productor le cuesta C$500 producir un quintal de frijol, y a esto hay que sumarle otros gastos”, explicó Miranda.

CEI busca nuevos mercados
Las zonas más afectadas por las lluvias en estos momentos son Waslala y Nueva Guinea, fenómeno que ha ocasionado daños en el rendimiento y calidad del producto.

“El ambiente es preocupante en el gremio de productores de frijoles, ya que estamos viendo los efectos que causaron las restricciones a las exportaciones, lo cual provocó que nuestros clientes en Costa Rica, El Salvador y Estados Unidos estén comprando menos frijol nica;”, indicó Miranda.

El gerente general del Centro de Exportaciones e Importaciones, CEI, Roberto Brenes, opinó que lo que está ocurriendo con el frijol nicaragüense en el mercado internacional es peligroso, porque “los productores podrían estar vendiendo frijoles a un precio menor que sus costos de producción”.

Según Brenes, el CEI está estudiando en estos momentos nuevos mercados donde Nicaragua pueda colocar el frijol nacional, y la otra salida alterna es que los productores comiencen a darle valor agregado a su producto.

“Buscar nuevos mercados que tengan demanda por el frijol nacional es una de estas alternativas, pero también estamos trabajando con nuestros beneficiarios, incentivándolos a darle un mayor agregado a los frijoles”, detalló Brenes.

China y Etiopía cubren vacío nica
La semana pasada, una comisión de productores de frijoles viajó a El Salvador, donde los empresarios les expresaron que en estos momentos no están interesados por el frijol nica, porque tienen llenos sus inventarios del grano, (con el producto) procedente de China y Etiopía, el que adquirieron tras el incumplimiento de los exportadores nacionales, debido al bloqueo en las fronteras.

De acuerdo con Miranda --quien fue parte de esta comisión--, los empresarios incluso llegaron a sugerir que para prevenir que los productores nacionales incumplan sus acuerdos de comercialización, estos estarían instalando en Nicaragua sus propias empresas para acopiar, procesar y exportar el frijol, lo que estaría generando mayor incertidumbre al sector.

Los ganadores

Manuel Álvarez, Presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua, Upanic, dijo que aún no tiene reporte de sus afiliados sobre estos daños, pero precisó que debido a la abundancia del grano en el mercado local, el consumidor está comprando la libra del grano hasta en C$9.