Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Ya Roman Abramovich no es el propietario de la casa más costosa del mundo. Al célebre dueño del Chelsea FC, que hace poco adquirió el Kensington Palace Garden por 185 millones de euros en la milla de oro de Londres, le salió competidor. Un multimillonario ruso acaba de adquirir la ya legendaria Villa Leopolda, en la Riviera francesa, por la exorbitante suma de 300 millones de euros, aunque se había corrido el rumor de que había pagado 500 millones por ella. El misterioso ruso podría ser, según Le Monde, el multimillonario playboy Mikhaïl Prokhorov, poseedor de una fortuna de 13.5 millardos de euros.

Villa Leopolda es una gigantesca mansión situada en la Costa Azul francesa, a las afueras de Niza, entre los pueblos de Villefranche y Beulieu. Su nombre se debe al propietario original, el rey Leopoldo II de Bélgica, que la hizo construir en 1900. La propiedad está edificada sobre una superficie de ocho hectáreas, rodeada de viñedos, olivares y cipreses que requieren del trabajo de 50 jardineros en jornada completa. La mansión del rey Leopoldo ya había tenido otros célebres dueños, como el magnate de Microsoft Bill Gates, Giovanni Agnelli, dueño de Fiat, y el banquero libanés Edmund Safra. Y se dice que se han hospedado allí Ronald Reagan y Frank Sinatra.

Tras la muerte de Safra en 1999, la propiedad pasó a manos de su viuda Lily Safra, quien tuvo varios meses la casa en venta hasta que dio con un comprador que pagó el precio que había fijado. El Times reseña que hay preocupación entre los habitantes de la zona, “porque la invasión de dinero ruso está fuera de control” y temen que haya una mayor especulación de precios. Según el diario londinense, desde principios de los noventa la oligarquía rusa ha estado adquiriendo propiedades en la zona costera de Cap Ferrat, Cap d’Antibes y Saint Tropez.

Pero ninguna compra se ha acercado al precio que ha pagado el multimillonario ruso por una mansión que cuenta con 400 metros cuadrados de superficie, 12 piscinas con esculturas en su interior, unos arcos en el pórtico de la casa, diseñados por el pionero modernista Víctor Horta, playa y embarcadero propios.

Otros récords inmobiliarios --con cientos de millones de diferencia-- son el del empresario indio del acero, Lakshmi Mittal, con una mansión de 147 millones de euros en Londres, y el castillo de Sa Fortalesa, en Mallorca, valorado en 125 millones de euros.