• |
  • |

Fanny Córdoba no ha dejado de utilizar leña para cocinar ni para hacer tortillas, pero ha disminuido casi en un 50% el consumo de la misma, porque al conocer de la elaboración de ecofogones y de la ventaja de estos, no solo ahorró para adquirir uno, sino que ahora tiene tres y en diferentes presentaciones, un ecobarril y una rapidita.

Estas “cocinas mejoradas”, como se les denomina comúnmente, son fabricadas en los talleres de Proleña, ONG que se encarga de la promoción del uso eficiente de biomasa (leña) como fuente energética en el país.

Las cocinas y hornos mejorados, según han destacado las autoridades de Proleña, son fuentes de energía renovables desarrolladas como proyección social, ambiental y económica.

Richard Fox, Director Ejecutivo de Tree Water People, TWP, uno de los organismos internacionales que financia el proyecto, explicó que el año pasado la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, decidió apoyar a la “Alianza Global para las Estufas Limpias”, y anunció que para un plazo de 10 años se espera la fabricación de 100 millones de ecofogones que beneficien a igual número de familias, para protección del medioambiente y de la salud de las personas.

Afectación equivalente a tres cajetillas de cigarros
Fox señaló que los fogones tradicionales, además de emanar abundante humo, causan en quien cocina afecciones como las que provoca fumar tres cajetillas de cigarrillos diarios, y detalló que el propósito es que cocinar no sea un riesgo para la salud.

Tanto TWP como otros dos organismos han tenido presencia desde 2000 en Centroamérica, para impulsar este proyecto, Fox destacó que de todos, los mejores socios son Nicaragua y Honduras. En Nicaragua la demanda es de unas 500 a un mil por año.

Marling Buitrago, Gerente General de Proleña, señaló que hasta ahora se ha logrado distribuir unas 300 cocinas en las zonas del Pacífico, Matagalpa, y otras áreas del norte, y esperan llegar más adelante a la Costa Caribe.

Los precios de las cocinas mejoradas van de C$400 hasta US$85; los hornos más sofisticados pueden llegar a costar hasta US$800.

Rosario Sotelo, Vicepresidenta de Proleña, señaló que la inversión por los ecofogones se puede sacar en tres meses de trabajo.

Agregó que en Nicaragua el consumo de leña sigue siendo alto, pues asciende al 80%, principalmente en las zonas rurales.