• |
  • |

El reporte de daños hasta en un 40% a la cosecha de apante, de frijol, en la zona norte del país, generó expectativas entre los empresarios de Costa Rica y de El Salvador que compran el grano nica, por lo que los productores esperan que se dinamicen las exportaciones y mejore el precio internacional del grano.

Félix Miranda, Presidente de la Comisión Nacional del Frijol, de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua, APEN, aseguró que cerca de 5,000 productores de la zona norte, aglutinados en seis centrales de cooperativas, han confirmado el porcentaje de daños en la cosecha, pero también han expresado que los compradores regionales del frijol nica ya dieron señales de interés por acaparar el grano.

“Las exportadoras van a tener que comprar el frijol. Costa Rica y El Salvador están monitoreando lo que pasa con la cosecha de apante y querrán acaparar el grano para enfrentar cualquier escasez; aquí (en Nicaragua) nadie acapara, porque nadie se atreve a hacerle competencia a la Empresa nicaragüense de Alimentos Básicos, Enabás”, detalló Miranda.

Ayer por la mañana, el ministro Agropecuario y Forestal, Ariel Bucardo, en declaraciones al Canal 8 de televisión, declaró que las amenazas climáticas persisten sobre la cosecha de frijol de apante, sin precisar sobre las pérdidas del sector, pero puntualizó que aun así, se esperan 300,000 quintales de frijoles más que el año pasado.

“Se había proyectado la cosecha de 150,000 manzanas pero estaremos llegando a unas 120,000 manzanas”, detalló el funcionario.

Indicó que en estos momentos las zonas más afectadas por las lluvias son Zelaya Central, El Rama, Muelle de los Bueyes y Matagalpa. Otros lugares donde se reportan daños son Nueva Guinea y El Rama.
Sin embargo, según reportes de APEN, en las zonas del Bocay, Jalapa, Río Blanco, Mulukukú y La Dalia, la cosecha de frijol viene muy bien.

Hay suficiente grano

El titular del Magfor también dijo a un canal de noticias, que después de la cosecha de apante hay “un período largo” sin grano, por lo que el Ministerio a su cargo estará focalizado en “garantizar el consumo nacional”, sin precisar si esto significará levantar nuevas restricciones a la exportaciones.

El presidente de la comisión del frijol, de APEN, Félix Miranda, señaló que no hay de qué preocuparse, porque los productores vienen de dos cosechas record, donde el gobierno tenía estimado sembrar de 100,000 a 130,000 manzanas en postrera, y de 90,000 a 105,000 manzanas para la primera, lo que “permitió tener una cantidad mayor a lo proyectado”.

Indicó que lo que APEN está tratando de conseguir con el gobierno es la apertura total de las exportaciones para la cosecha de apante, porque con tanto inventario de frijol, en el país los precios para el productor se abaratarán hasta en C$200 menos de lo que se cotiza actualmente el quintal en el campo, que anda por los C$600.

“Esto será de beneficio para el consumidor de la ciudad, pero va en perjuicio del productor. Para regular eso es necesario una apertura total de las exportaciones”, comentó Somarriba.

Pérdidas en Nueva Guinea

El representante de la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos, UNAG, en Nueva Guinea, Vicente Anastasio Urbina, confirmó que en esta zona el 40% de la cosecha de 12,000 manzanas fue afectado por las lluvias.
Juan Obando Téllez, productor de la zona, declaró que con esfuerzo logró sembrar cinco manzanas del grano, pero que la lluvia “las quemó”.

En Nueva Guinea hay unos 800 productores, que tienen esperanza en sobrepasar las pérdidas con la comercialización del frijol mejorado, como parte del programa que implementa el Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuaria, INTA, y que el grano se venda en el mercado venezolano.

Colaboración de Janeth Oporta Vásquez