Edgard Barberena
  •  |
  •  |
  • END

El Alcalde de Managua, ingeniero Dionisio Marenco, podría pedir el auxilio de la Policía Nacional para despejar las calles que bordean al Mercado Oriental y evitar que los comerciantes asienten sus negocios en plena vía pública, pero el subdirector de la Policía, comisionado general Javier Meynard, se distanció del criterio del edil y le recomendó que mejor resuelva el problema por la vía de la negociación.

Marenco reconoció que la ejecución del proyecto global de ordenamiento del Oriental “es un trabajo lento que puede durar mucho tiempo” pero según su criterio, el despeje de las pistas grandes puede ser rápido. “Todo depende de la voluntad del Gobierno para usar la fuerza pública y despejar la calle”, detalló.

No es resorte nuestro
El subdirector general de la Policía Nacional recomendó al alcalde de Managua evitar llegar al uso de la fuerza, y sugirió que el tema del ordenamiento del mercado Oriental sea conciliado.

“Es un tema de la Alcaldía y debe buscar la forma de cómo abordarlo con quienes están implicados en el tema, es más un resorte de la Alcaldía que de nosotros”, reiteró el jefe policial.

Fuerza pública
Para llevar a cavo la limpieza de esas calles, habría que pedirle ayuda a la Policía de Tránsito, recomendó el edil, quien señaló que a esos comerciantes pequeños que están en las calles que bordean el mercado, habría que reubicarlos por otro lado, “pero el problema es que todos quieren estar apiñados”.

“El mejor ordenamiento que puede sufrir el Oriental es recuperar sus calles y el resto va a ir por añadidura”, indicó el edil capitalino, quien al hablar con EL NUEVO DIARIO confirmó que este viernes se iba a reunir con personeros de Unión Fenosa para abordar el asunto de la energía en los tramos que sus propietarios han comenzado a levantar.

Aclaró el edil que donde fue el parque de Ciudad Jardín, “quiero hacer un centro comercial y no es para los comerciantes chiquitos, sino para los grandes. Los chiquitos tendrán que ubicarse en otras áreas que se van a ir despejando, pero el problema es que los chiquitos quieren estar a orillas de los grandes porque de alguna manera se retroalimentan.

“Muchas veces el grande (comerciante) es el que suple de mercancías a los chiquitos, por lo que eso es más que un tejido social, porque después aparecen los hijos con un carretón y así se van multiplicando los pequeños comerciantes”, precisó.

Por otra parte, el edil confirmó que este viernes se abrió el puente vehicular de la Pista Suburbana que las lluvias de junio pasado afectaron.