•  |
  •  |
  • END

En Nicaragua, por su ubicación geológica prevalecen diversos fenómenos naturales, geológicos e hidrológicos, pese a ello las ciudades y desarrollos urbanos no tienen planificación real, lo que hace que el país incremente su vulnerabilidad ante desastres.

Así lo afirmaron diversos investigadores en la XVII Jornada Geocientífica “Enrique Campbell”, realizada por la Asociación Nacional de Geólogos y Profesionales Afines (Angpa). Los investigadores declararon que existe una necesidad imperante de garantizar la vida y promover el desarrollo “ordenado” de la nación.

“Las ciudades de Nicaragua no pueden seguir creciendo de forma desordenada, es por eso que se necesita una instancia que cuente con la información científica necesaria para determinar, dónde y qué tipo de construcciones deberán ser ubicadas, así como los sitios idóneos”, dijo Dionisio Rodríguez, director ejecutivo del Centro de Investigaciones Geocientíficas (Cigeo).

De acuerdo con Rodríguez, en nuestro país hay algunos eventos que deberían ser tomados como alertas para evitar males mayores, por ejemplo el reciente incendio en el mercado Oriental, principal centro de compras de Managua y el más grande mercado de Centroamérica.

“Con un incendio en una zona hubo problemas de escasez de agua para combatirlo, lo que debemos saber es que bajo ese mercado pasan dos fallas importantes, la falla de Chico Pelón y la falla Tiscapa que derrumbó la ciudad en 1972; si se da un sismo que active una de esas fallas o las dos al mismo tiempo, entonces ese lugar se convertirá en la sepultura de miles de personas, habrá incendios y todo colapsará, esto es algo que debe preverse y destinar una nueva ubicación para ese mercado”, manifestó Rodríguez.

Declaró que en Nicaragua las oficinas que dan los avales de urbanismo en las municipalidades no cuentan con la información necesaria.

“Consideramos que es de vital importancia que exista una instancia nacional que establezca las condiciones que debe prestar un lugar para ser urbanizado o dedicado a ciertas labores, pues, por ejemplo, hay algunos sitios que son altamente permeables y absorben agua para todos, entonces si una municipalidad autoriza que se construya en el lugar, está privándonos de la oportunidad que los mantos acuíferos se carguen, también es necesario ordenar las zonas dedicadas a algunas labores agrícolas por el uso de plaguicidas que terminarán contaminándonos a todos”, concluyó.