•  |
  •  |

En el segundo día de negociaciones entre los inversionistas de Punta Teonoste y miembros de la Procuraduría General de la República, PGR, aún no sale el “humo blanco” que los empresarios anhelan desde el pasado miércoles, cuando recibieron en el complejo turístico a los representantes de las distintas cámaras afiliadas al Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep.

El representante legal del proyecto turístico, Walter Bühler Molina, manifestó que de parte de la PGR todavía no reciben ninguna propuesta alentadora para poner fin a este conflicto y firmar los acuerdos.

Bühler Molina, quien hace un par de días expresó que no cederán ni un pedazo de tierra, señaló que existe la “buena voluntad” entre las dos partes para finiquitar este conflicto, un acuerdo que podría darse en los próximos días.

Muy positivo, el inversionista aseguró a EL NUEVO DIARIO que las pláticas están bastante avanzadas, y que la PGR analiza algunos documentos que le envió para revisar el caso. El diálogo se mantiene bajo la premisa de que ellos son dueños de las 65 manzanas de tierras, incluyendo las casi 20 que están en discordia.

Avalan posición de general Avilés
El empresario aplaudió las recientes declaraciones del jefe del Ejército, general Julio César Avilés, quien se refirió que, en el pasado, la entrega de tierras a un general en retiro la hicieron en el marco de la ley. Eso refleja, a juicio de Bühler, un punto más a su favor.

“El mismo general Joaquín Cuadra (jefe del Ejército de 1995 a 2000) expresó en 2009 que todo estaba bien hecho. El general Avilés también estaba validando la minuta descriptiva que tiene su valor legal, y que está correcto y bien hecho”, dijo.

El proceso que se ventila en el Tribunal de Apelaciones de Granada inició en 2009, cuando la Procuraduría solicitó la cancelación de los asientos registrales de esta propiedad, argumentando que el Ejército no tenía la potestad para titular través de una minuta descriptiva. Los Bühler compraron las tierras a un general en retiro.

Aunque el juzgado de Rivas, en la primera instancia, no encontró motivos para darle pase al caso, la PGR decidió seguir con el proceso, esta vez en apelación. Lo cierto es que aunque los Bühler tenían el caso ganado cuando inició hace dos años y medio, aún esperan la resolución de los magistrados en la segunda instancia.