•   París, Francia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El ministro de Asuntos Exteriores de Costa Rica, Enrique Castillo, denunció hoy en una entrevista con Efe una campaña de desinformación que realiza Nicaragua contra el camino fronterizo construido junto al río San Juan.

"Es una infame campaña, de mentiras, sirviéndose de gente que se autoproclama como ambientalista" y que protesta porque dice que la construcción del camino esta dañando la vida silvestre, el ambiente en el río y en toda la zona, explicó.

"Son ambientalistas que nunca aparecieron cuando Nicaragua invadió" Costa Rica en 2010, taló árboles y cavó allí un canal artificial, o cuando construyó un aeropuerto en su humedal vecino, aseguró.

Agregó que Nicaragua ha planteado ante la UNESCO y la Convención Ramsar quejas "que no tienen nada que ver" con el medioambiente, porque el camino se construyó fuera de la zona protegida del humedal.

Previamente, recordó, sirviéndose de diferentes ONG, Nicaragua planteó una demanda ante la Corte Centroamericana de Justicia -con sede en Managua-, a la que Costa Rica no reconoce, pero que "abusivamente" se autoproclamó competente y adoptó una actitud "parcial y politizada".

Presentaron, igualmente, otra demanda ante la Corte Internacional de Justicia, "cuya competencia sí reconocemos", añadió.

"No hay daños visibles", afirma

Estos días también hace campaña "un personaje que se dice representante de la UNESCO en Managua", Juan Bautista Arríen, sobre la base de artículos de periódicos y de lo que dice haber visto.

Sin embargo, "no hay daños visibles", aseguró el ministro, que dijo haber sobrevolado la zona sin ver nada inquietante en dos ocasiones, ni haber obtenido tampoco "respuestas concretas" de eventuales daños por parte de Nicaragua.

Intención era poner al tanto del conflicto a Francia

Castillo, que fue recibido hoy en París por el secretario general adjunto del Ministerio francés de Exteriores, Jean-François Blarel, dijo haber querido poner al día a Francia sobre "el conflicto que tenemos con Nicaragua por la invasión de nuestro territorio en 2010", intrínsecamente relacionado con el camino y con esa campaña.

"Insistimos siempre en aclarar que no es una disputa de límites", sino de "una invasión", por la violación de una frontera bien establecida desde finales del siglo XIX "y que nunca había sido cuestionada por Nicaragua" hasta octubre de 2010, manifestó el canciller.

Se trata de una zona protegida internacionalmente por la Convención Relativa a los Humedales de Importancia Internacional firmada en Ramsar (Irán) en 1971, que según Castillo resultó seriamente dañada desde aquella agresión.

El canciller precisó que la Corte Internacional de Justicia ordenó en marzo de 2011 a los dos países despejar la zona mientras examina el fondo del asunto.

Pero "ellos no han salido, están ahí todavía", dijo sobre la parte nicaragüense.

Además, Managua construyó en ese tiempo un aeropuerto en una zona limítrofe, "amenaza con quitarnos otras partes del territorio" y hace unos cuatro meses constituyó en el Ejército un "llamado batallón ecológico" con entre 450 y 500 soldados, resaltó el ministro de Costa Rica, país que renunció a tener Ejército.

Carretera es para prevenir invasiones

Por todo ello, Costa Rica decidió construir un camino fronterizo "para protegerse y prevenir otras invasiones", lo que también ha permitido desarrollar toda la zona.

Explicó que antes "la única vía de comunicación era el río San Juan", sobre el que Costa Rica tiene derecho de navegación, que -denunció- Managua obstaculizaba a menudo, al poseer su lecho y la rivera izquierda.

Ahora "ya se dieron cuenta de que no pueden chantajearnos con la navegación en el río y que quedarían al descubierto si tratan de invadirnos por otro lado", de ahí su "irritación" y también en parte esta "campaña de desinformación espantosa", consideró.

El ministro, que inicialmente tenía previsto visitar París, Ginebra y Madrid, precisó que finalmente viajará también a Lisboa.