•   Estelí, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un grupo de presos que se había amotinado este viernes en una cárcel del norte de Nicaragua puso fin a su rebelión con la liberación del director del penal, retenido durante varias horas, tras el compromiso de las autoridades de atender sus reclamos, informó una fuente oficial.

Elías Rocha, director de la prisión, había sido retenido desde horas de la mañana, tras lo cual se creó una comisión que negoció las demandas de los reos, declaró a la prensa el viceministro de Gobernación, Carlos Nájar.

"El director del penal ya fue liberado. Hay un documento de compromiso que podemos asumir y se ha llegado a un feliz término" de la situación, declaró el alcalde de la ciudad de Estelí, Francisco Valenzuela.

Valenzuela, quien presidió la comisión de diálogo con los reclusos, dijo que algunas peticiones se van a cumplir de "inmediato", pero otras, como la lentitud en la aplicación de justicia, las van a trasladar al Poder Judicial.

El incidente se inició a mitad de la mañana en la cárcel La Esperanza, en la ciudad de Estelí (con una población de 438 reclusos), ubicada 148 km al norte de Managua.

Nájar aseguró que el origen de los disturbios fue una riña entre dos bandas de internos del penal, pero la situación derivó en la retención del director y en demandas de mejoras carcelarias.

"Estos hechos (amotinamientos) se tratan de magnificar por algunos medios, pero siempre hubo control de las autoridades", sostuvo.

Excepto los reclamos referentes a las demoras de la justicia, las peticiones de los reos eran "cosas mínimas; no eran demandas, sino de corrección de medidas de orden administrativo" que serán atendidas, añadió.

"Todos los reos ya están regresando a sus celdas", manifestó Nájar.

Durante el motín hubo quema de colchones y al menos cuatro policías resultaron heridos.

El delegado del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) Alberto Rosales dijo en declaraciones a medios de Managua que no había acceso a la prisión para los representantes de esa entidad ni para familiares de los reos.

Según Rosales, los detenidos piden mejores condiciones de alimentación y de seguridad dentro del presidio, ya que hace una semana tres internos fueron apuñalados dentro de la cárcel.

De acuerdo el Cenidh, en el sistema penitenciario de Nicaragua hay aproximadamente 7.000 presos.