•   Estelí  |
  •  |
  •  |

El Sistema Penitenciario Regional de Estelí, denominado “Puertas de la Esperanza”, se convirtió este viernes (ayer) en noticia del día, tanto a nivel nacional como internacional, tras producirse un amotinamiento en horas tempranas de la mañana, que por fortuna concluyó de forma pacífica, aunque con un saldo de 16 lesionados, de los cuales uno terminó hospitalizado.

El motín se registró el día de visita de los familiares de los reos, quienes vivieron horas de angustia, temiendo lo peor. Durante la rebelión de los privados de libertad, fue retenido con violencia, durante varias horas, el alcaide del penal, Francisco Inés Rocha.

Según fuentes extraoficiales, los incidentes iniciaron en una celda del Pabellón Uno del centro penitenciario, cuando las autoridades realizaban una requisa y se produjo una discusión entre un reo y un custodio. A la trifulca se unieron luego otros reos y otros guardas, registrándose ahora en los pabellones Uno y Dos. Allí resultaron incendiadas varias colchonetas, así como una parte del área donde reciben clases de primaria y de secundaria, además de un sector del área de visita.

Cuadrillas de bomberos se presentaron a las instalaciones para sofocar las llamas. Por la magnitud de los hechos, a eso de las 11 de la mañana, trabajadores de la empresa Gas Natural-Disnorte interrumpieron el servicio de energía eléctrica, a pedido de las autoridades del centro penal.

Mientras se desarrollaban estos acontecimientos, en el interior del penal se producían y se escuchaban detonaciones de armas de fuego, hechas preventivamente por las autoridades para evitar algún intento de fuga. Asimismo, se observaban columnas de humo, producidas por gases lacrimógenos.

Mientras tanto, los familiares, que esperaban a unos 300 metros de distancia del centro penitenciario, se angustiaban, y algunos hasta lloraban, temiendo lo peor.

Trasladan a lesionados al hospital

Para atender esta emergencia, el Ministerio de Salud instaló un puesto de avanzada, integrado por dos médicos y cuatro enfermeras. El doctor Víctor Triminio, Delegado Departamental del Ministerio de Salud, dio a conocer que de acuerdo con los listados oficiales, 15 personas fueron las afectadas en el centro penal, la mayoría funcionarios y policías.

De ese total, diez fueron trasladados al Hospital San Juan de Dios, a bordo de ambulancias de la Cruz Roja y de los Bomberos.

Parte de los lesionados trasladados fueron identificados como Juan Gutiérrez Sánchez, de 34 años (policía), con una herida abierta en el pómulo derecho; José Antonio Blandón, de 37 años (custodio), con golpes y afecciones por el humo, y René Martínez Zavala, de 50 años (policía), con herida en el lateral derecho de la cabeza.

El reo Walter Escobar, de 37 años, sufrió trauma leve de tórax y cadera; José Martín López Torres, de 30 años, trauma craneal y politraumatismo; como Ramón Ernesto Gutiérrez Hernández, de 63 años, afectaciones por los gases lacrimógenos. Otros afectados fueron: Luis Manuel Paz, de 38 años (custodio); Marvin Tercero, de 38 años (policía).

Inicialmente se especuló sobre la muerte del reo Álvaro Flores, pero este solo sufrió un ligero desmayo por los gases.

En horas de la tarde, nueve de los trasladados al hospital fueron dados de alta, quedando en observación el reo José Martín López Torres.

Negociaciones y solución pacífica
Para el mediodía, los enfrentamientos ya habían cesado, y fue cuando se organizó una comisión negociadora compuesta por madres de los privados de libertad, representantes del patronato de reos y cinco delegados de los amotinados, quienes mantenían retenido al jefe del penal.

Luego de la presencia de funcionarios del Ministerio de Gobernación y de una comisión en la que estuvo el alcalde de Estelí, Francisco Valenzuela, se llegó a acuerdos: la entrega de las instalaciones y del jefe del Sistema Penitenciario Regional de Estelí. Esto ya fue en horas de la tarde.

Desde su fundación, en la década de los 80, este es primer amotinamiento que se produce en el penal regional de Estelí, y a juicio de los delegados de derechos humanos del departamento, esta acción se convierte en una “campanada de alerta” sobre la situación deplorable en los penales del país.

El asesor de la oficina regional del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos,  doctor Alberto Rosales, dijo que una de las causas del motín es la violación a los derechos humanos y la sobrepoblación de reos.   

Detalló que el centro penal de Estelí fue construido hace tres décadas, con una capacidad para albergar a 600 reos.

Sin embargo, actualmente la población penal pasa de los 1,400.

Otro elemento negativo es el trato de los custodios hacia los privados de libertad, así como la alimentación y el cuido para aquellos que están enfermos, porque los llevan al hospital hasta que su salud está deteriorada.

A esos factores se suma el incumplimiento de las resoluciones de libertad que emiten los jueces, indicó el doctor Roberto Petray, coordinador de la Asociación Pro Derechos Humanos, Anpdh, que aseguró contar con nombres y apellidos de reos para quienes desde hace tres meses los jueces dictaron órdenes de libertad, las cuales las autoridades se niegan a acatar.

Ante la situación que se produjo este viernes, los organismos de defensa de  derechos humanos recuerdan que desde 2007 se prohibió el ingreso para ellos y para los periodistas, sin mayores explicaciones.

En ese orden, fue evidente ayer la marginación hacia los representantes de los organismos de derechos humanos y de los periodistas de medios independientes, a los que no se les permitió ingresar al área del penal, no así con los medios oficialistas que sí tuvieron acceso a las instalaciones.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus