•  |
  •  |

MATAGALPA

El viceministro de Gobernación, Carlos Nájar, señaló que el conflicto en el Centro Penal de Estelí inició cuando dos galerías comenzaron un pleito entre reos, a pedradas, por lo que el alcaide Inés Francisco Rocha trató de mediar para poner el orden, y cuando ya casi todo se resolvía, entró un tercer grupo de reos y retuvo al alcaide, generando la crisis que dejó a funcionarios y a reos lesionados.
Nájar dijo que el incidente fue “masificado” por algunos medios de comunicación interesados, e indicó que fue enviado especial por el presidente Daniel Ortega para que se resolviera la situación a través del diálogo, escuchando a los reos, cuyos planteamientos son de orden administrativo.
Entre las demandas de los privados de libertad están: alimentación, medidas disciplinarias flexibles --que tiene que ver con las normativas existentes--, actividades deportivas e instalación de televisión por cable.
Nájar agregó que les señalaron a los privados de libertad, que los penales son centros de readaptación social para insertarse en la sociedad, y aseguró que el sistema penitenciario del país es diferente al de Honduras, El Salvador y Guatemala.
Al referirse a la quema de una galería, dijo que en los penales hay diferentes tipos de reos, y que un grupo reducido quiso radicalizar el conflicto, para lo cual quemaron una oficina pequeña. Al ver la situación, otros privados de libertad los fueron a detener, pues lo que estaban demandando no eran cosas mayores y no querían poner en riesgo su situación personal.
Consultado  sobre por qué no dejaron entrar a los representantes de derechos humanos, inquirió cuál era el rol que podían desempeñar ellos ingresando al penal, ya que el problema estaba resuelto.
Enfatizó que las autoridades hacían un esfuerzo para que las cosas terminaran sin violencia y sin utilizar la fuerza, ya que era sencillo entrar con los antimotines, bombas etc., para abrirse paso, pero la voluntad del gobierno es que todo se resuelva por el diálogo.
Sobre la medida de dejar pasar solo a los medios afines al gobierno, dijo desconocer por qué no se permitió la entrada a medios independientes, y que hablaría con las autoridades para que esto no se vuelva a registrar.
Por su parte, la procuradora especial de cárceles, Elena del Carmen López Malespín, confirmó que todo estaba resuelto, y señaló que los reos pedían mejora en la alimentación, actividades deportivas, instalación de la televisión por cable y mejora en el trato a la población penal.