•   Chontales  |
  •  |
  •  |

El presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, CEN, y obispo de la Diócesis de Chontales y Río San Juan, monseñor Sócrates René Sándigo, hizo un llamado al Gobierno Central a que tome muy en cuenta el amotinamiento  en el penal de Estelí, para que se preocupe por darles una repuesta positiva a las necesidades de los reos de los Sistemas Penitenciarios del país.

El pasado viernes, en el penal de Estelí, se dio un amotinamiento de los reclusos ante las condiciones deplorables en que se encuentran en ese centro de detención.

Dijo que el amotinamiento que se dio en Estelí fue “el  primer destello que debe llamar la atención al gobierno para que se preocupe. Es vital que se atienda esa situación, no vaya a ser que esto provoque un efecto dominó y se vaya a repetir en otras cárceles del país, lo que podría traer repercusiones negativas que ninguno quiere, al menos los familiares de los reclusos”, reiteró Sándigo.   

No caer en represalias
Ante esa situación el prelado hizo un llamado a las autoridades del penal “Puertas de la Esperanza” a que no actúen en contra de los reos que encabezaron el motín, pues podría provocar nuevas tensiones y con ello desencadenar reacciones que podrían iniciar nuevos problemas. “Creemos que no va a haber represiones por la aptitud de los reos sino que en el amotinamiento se vea un llamado al gobierno para dar una respuesta positiva. Estamos disponibles a ayudarles a un proceso de renovación. Cuando estas cosas aparecen crea expectativas en los internos de las demás cárceles del país”, dijo el titular de la CEN.

Aprender de tragedia de Honduras
“Creo que ya tuvimos un acontecimiento triste en Honduras donde hubo más de 300 muertos por hacinamiento y por falta de condiciones humanas. Nosotros sabemos, estamos cerca a nivel de iglesia, tenemos una pastoral carcelaria y sabemos que las condiciones de los reos no son las mejores ni en infraestructuras ni en el proceso de rehabilitación”, recalcó.

Agregó  que “de pronto encontramos inconformidades en los internos por trato indebido, acusando de anomalías a los funcionarios del penal y violaciones a los derechos humanos y el bloqueo al ingreso de representantes de instituciones dedicadas a la promoción y defensa (de los derechos) de los internos que no han perdido sus condiciones de seres humanos aunque estén presos”.

Actualmente manifestó que en el penal de Cuisalá hay un hacinamiento de al menos 800 reos de la región central del país,  cuando su capacidad es entre 500 y 600. La mayoría paga su pena en pésimas condiciones.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus