•   ESTELÍ  |
  •  |
  •  |

Calma relativa se mantiene en el Sistema Penitenciario de Estelí. Al menos eso es lo que se observa desde la entrada al  penal, tras el motín que se produjo el viernes que dejó como saldo 16 lesionados, entre reos y custodios.

En la entrada principal -- hasta donde los custodios permiten el ingreso a los periodistas – los familiares de los reclusos intentan conservar la tranquilidad.

En el penal “Puertas de la Esperanza” las investigaciones sobre el motín del viernes están a cargo del subprefecto Julio César Chávez, subdirector general del Sistema Penitenciario de Tipitapa, quien fue designado para que en dos semanas entregue un informe sobre el caso.

Líderes de revuelta apartados
Según dijo el coordinador de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos, Anpdh, Roberto Petray,  varios familiares de privados de libertad, considerados como los que lideraron la revuelta del viernes, denunciaron que estos han sido confinados a celdas más seguras, donde hay custodios permanentes.

Para Petray, “el amotinamiento no se trata de una simple sobredimensión de los hechos por parte de los medios de comunicación y periodistas, así como los organismos de defensa de los derechos humanos, tal como lo expresara un funcionario, sino una realidad de sobrepoblación penal…”, refiriéndose al viceministro de Gobernación Carlos Nájar.

Esto redunda, agregó Petray en que sea más vulnerable la violación de los derechos universales de las personas privadas de libertad, porque no es un secreto que hay decenas de presos que duermen en el frío piso de concreto, sin cobijas o sábanas, y aunque se encuentran enfermos, no se toman medidas.

Expresó que tampoco se ha tratado de una simple trifulca entre reos de un pabellón y otro; las demandas son claras y entre estas señaló la destitución de dos funcionarios que son con los que más problemas han tenido.

Por su parte, el doctor Alberto Rosales, asesor jurídico del Cenidh en Estelí, dijo que otro grave problema es el de la alimentación y la atención primaria de salud, porque hay reos que son hipertensos y diabéticos que necesitan medicamentos específicos y en el botiquín no hay ese tipo de fármacos.

Desconfianza a que se incumplan acuerdos
Sobre los acuerdos suscritos el viernes con una comisión de familiares de reos y Nájar hay expectativa de su cumplimiento,  porque aunque fue una demanda de los reos que estuvieran los representantes de organismos de derechos humanos como garantes, estos fueron excluidos y minimizada su labor por funcionarios gubernamentales.

En tanto ya fue dado de alta el  único reo de nombre José Martín López Torres,  que había quedado  en observación en el hospital San Juan de Dios. López junto a otras nueve personas, entre policías y custodios, fueron trasladados para su atención en el centro hospitalario.

Señalado de haber provocado la conmoción en el Sistema Penitenciario Regional de Estelí, López, de 30 años de edad, ahora deberá enfrentar otros cargos: agresión hacia la autoridad y levantamiento de otros privados de libertad.

López guarda prisión acusado por violación, una  pena que ya estaba casi por cumplir.  Aseguró que lo único que hizo fue defenderse de la supuesta agresión por parte de un custodio que lo golpeó y lo insultó en el momento de una requisa.

Sin embargo, fuentes del penal de Estelí lo tildan de “altanero” y aseguran que le han encontrado varias veces objetos corto punzantes que no saben cómo hace para conseguirlos.

Lo que pasó, según el recluso
El relato de José Martín es que los custodios realizaban una requisa o registro debido a que el viernes correspondía visita, la cual al final fue suspendida. Dijo que los  funcionarios del penal  tomaron represalias no solo con él sino con todos. “La cosa se salió de control porque yo me defendí y me garrotearon a más no poder”, acotó.

Recalcó que todo fue debido al mal proceder de dos funcionarios cuyos nombres  mencionó sin sus apellidos y dijo que actuaron de forma represiva.

“Agreden a los privados de libertad y luego los requisan”, reiteró. “Nadie se estaba oponiendo a la requisa” dijo.  A López solo le faltaban seis meses para cumplir la pena por violación.

Debido a la rebelión del viernes, el penal de Estelí sufrió daños en la infraestructura. Un recuento de los materiales utilizados para iniciar el incendio determinó que los presos usaron colchones, papeles, plásticos y otros materiales combustibles. Inclusive los utensilios de cocina y con los que los reos tomaban sus alimentos fueron destruidos.

Este sábado, según se supo de forma extraoficial, la Cruz Roja esteliana hizo una donación de 200 platos, igual número de vasos, así como cien frazadas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus