Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

En la comarca La Esperanza, de Asturias, en el departamento de Jinotega, se reforzó el sistema de generación de energía de las plantas Centroamérica y Santa Bárbara al construir dos desaguaderos del lago de Apanás, que según los expertos, dejarán funcionando a la perfección el circuito de la empresa generadora de electricidad Hidrogesa.

El presidente Ortega inauguró la obra ayer que tuvo un costo de 125 millones dólares, de los cuales 4.4 millones de dólares los aportó Hidrogesa y 1.8 millones la cooperación venezolana.

La obra evitará las inundaciones de las comunidades aledañas, la destrucción de cultivos y principalmente evitaría daños severos a la planta de generación de electricidad Centroamérica, que junto a la planta Santa Bárbara, proveen el 23 por ciento de la energía que se produce en el país.

Mantendrá el nivel de Apanás
La función de la obra será extraer agua del lago de Apanás cuando éste se rebalse para depositarla en otras presas, para luego reinyectarla a lago cuando lo necesite.

De acuerdo con Victorino Alvarado, ingeniero que trabajó en la obra, esos desaguaderos están sobre el vertedero más grande y están hechos de concreto reforzado para soportar los embates de los huracanes, incluso superiores al huracán Mitch que afectó la zona en 1998.

Los dos desaguaderos, dos inmensos canales más grandes que el paso a desnivel de la Rotonda “Roberto Terán” o Centroamérica, en Managua, tienen una longitud de 120 metros y funcionan como dos brazos laterales en el lago Apanás. La obra tiene capacidad para conducir un mil 200 metros cúbicos de agua por segundo, lo cual, según lo expertos, evitaría una inmensa inundación. Incluso tiene capacidad para drenar el doble del caudal que provocó el huracán Mitch en el lago.

Sistema anterior era obsoleto
Anteriormente, una especie de embudo gigante en el lago de Apanás era el encargado de evitar una inundación y la destrucción de las turbinas de las plantas eléctricas, pero el paso del tiempo y los desastres naturales mermaron la capacidad de ese embudo llamado Morning Glory, que ya no cumplía con los estándares internacionales para garantizar la seguridad de la presa.

Originalmente este sistema de generación hidroeléctrica, que fue construido desde la época de Anastasio Somoza Debayle, tenía dos pequeños desaguaderos, pero uno de ellos fue destruido por los huracanes que han pasado por la zona.

El presidente de la Empresa Nicaragüense de Electricidad, ENEL, Ernesto Martínez Tiffer, detalló que la obra tiene un costo de
125 millones 820 mil córdobas.

Revitalizarán Santa Bárbara
Tiffer anunció la construcción de un nuevo desaguadero que permitiría alimentar a la planta Santa Bárbara a través del Río Viejo, sobre todo en verano. La obra tardará en ser construida y tendrá un costo de 2.5 millones de dólares.

El embalse de Apanás fue construido por el cierre del río Tuma, ubicado a seis kilómetros de Jinotega y a 170 de Managua.