•  |
  •  |
  • END

ISLA DE OMETEPE
Tratar de que los turistas que visitan la Isla de Ometepe amplíen su estadía en el paradisíaco lugar, es uno de los objetivos que se han propuesto un grupo de holandeses que aboga por el turismo comunitario para mejorar la calidad de vida de los isleños, y en especial los que habitan en las comarcas asentadas en las faldas del volcán Maderas.

Estos holandeses, que por sus anhelos parecieran ser parte de los habitantes de la Isla de Ometepe son: Esther Langer, Cornelis Slingerland, Wendy Van del Klein y Wilma Van Beek. Beek, preside la fundación “Ometepe Proyecto Nicaragua en Holanda”.

Beek detalló que desde esta fundación creada en 2006, pretenden cumplir dos objetivos en Ometepe, “uno de ellos es apoyar la construcción de viviendas a gente que lo amerite y prolongar el tiempo de estadía de los turistas promoviendo el turismo comunitario que es el bueno y no el turismo residencial”, señaló.

Para cumplir estos objetivos, los holandeses hicieron un enlace con el ex alcalde del municipio de Altagracia, Alcides Flores, y en coordinación con él han logrado construir ocho viviendas en las que los mismos holandeses hacen de ayudantes de construcción.

En la edificación de las viviendas se utilizan piedras similares a las canteras, pero que son elaboradas con restos de botellas plásticas que van enmalladas y luego selladas con concreto. Son los llamados bloques ecológicos.

Promueven isla
La presidenta de la fundación agregó que durante dos semanas se han dedicado a investigar por qué los turistas que visitan la Isla de Ometepe tienen una estadía de sólo dos y tres días. “Buscamos conocer si hay obstáculos y mejorar el atractivo de la isla”, dice la promotora.

En este sentido, los holandeses explicaron que realizaron 100 entrevistas a turistas, y esto les permitió conocer que muchos carecen de una información amplia acerca del destino, así como de la flora y de la fauna de la zona, y a la vez desconocen dónde encontrar casas familiares para hospedaje.

A raíz de esto, están proponiendo que a los turistas se les amplíe la oferta de viviendas familiares, que se les brinde cursos de español y cocina nicaragüense, y que se les brinde más información de los sitios de la isla, así como de su flora y fauna. Agregaron también, que las autoridades locales deben fomentar el trabajo voluntario para involucrar a los visitantes.

Al final, Van Beek señaló que nunca han trabajado en turismo comunitario, pero sí en trabajos voluntarios. Esther Langer y Cornelis contaron que han estado en países africanos ayudando a los más necesitados, y, según ellos, poco dista del tipo de vida que tienen muchos hogares de Ometepe.