•  |
  •  |
  • AFP



El presidente colombiano, Alvaro Uribe, dijo este lunes que su gobierno "aceptaría" que tres colombianas a las que acusa de pertenecer a las FARC y que recibieron asilo en Nicaragua, firmen un acuerdo para "desmovilizarse" con el gobierno de Daniel Ortega.

"Si esas niñas firman un acuerdo con el gobierno de Nicaragua diciendo que se desmovilizan (de la guerrilla de las FARC), pues magnífico", señaló Uribe en una conferencia de prensa junto a sus pares de El Salvador, Elías Antonio Saca, y de Guatemala, Alvaro Colom, y el secretario estadounidense de Comercio, Carlos Gutiérrez, en Atlanta (Georgia, sureste).

"Que tomen la decisión de desmovilizarse, que se lo comuniquen así al gobierno de Nicaragua, y Colombia aceptaría eso", sostuvo Uribe, quien participa al igual que sus dos colegas y el funcionario norteamericano, del segundo Foro de Competitividad de las Américas que se celebra este lunes y martes.

Con ese mecanismo, sostuvo el mandatario, Ortega tiene una "gran posibilidad de proteger a esas niñas y de no incentivar el terrorismo en Colombia", manifestó Uribe, cuyo gobierno acusa a Nicaragua de dar asilo a "terroristas".

"El derecho de asilo en el mundo no es para terroristas, asilar terroristas es violar las normas de asilo, darle protección política a terroristas es violar la normatividad de las Naciones Unidas", lanzó Uribe este martes.

Luego de recordar un atentado que dejó siete muertos y más de 50 heridos el pasado jueves en el municipio colombiano de Ituango, en el departamento de Antioquia (noroeste), y que su gobierno atribuye a la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Uribe se preguntó: "¿Esos son los guerrilleros a asilar?"

Sus colegas de Guatemala y de El Salvador, consultados por periodistas sobre su posición ante la decisión nicaragüense de asilar a las colombianas, evitaron comprometerse y señalaron que respetan las decisiones de su vecino Nicaragua.

"Mantenemos un respeto total a la libre determinación de los pueblos y a cada presidente", expresó Colom. "Las decisiones soberanas de un país yo las respeto", señaló Saca, quien no obstante indicó que considera a las FARC "un grupo terrorista" y "peligroso para la región".

Ortega informó el domingo que dio asilo por razones humanitarias a una colombiana apodada "Esperanza" que fue herida supuestamente en marzo pasado durante un ataque del ejército colombiano a una base de las FARC en territorio ecuatoriano.

El mandatario nicaragüense dijo que la colombiana pidió recientemente protección a la Embajada de Nicaragua en Ecuador, y que su gobierno decidió acogerla y traerla al país para curarse de las heridas y recibir tratamiento médico a una enfermedad que padece desde hace años.

En Nicaragua también se encuentran en calidad de residente una mexicana y asiladas dos colombianas que son acusadas de colaborar con las FARC, y que también resultaron heridas durante el ataque de marzo.

El episodio ha provocado fuertes tensiones entre Bogotá y Managua, que han llevado su diferendo a la Organización de Estados Americanos (OEA), en donde Colombia acusó a Nicaragua de cobijar a terroristas, mientras que Nicaragua tildó al país andino de "narcoestado" que practica el "terrorismo de Estado".