•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El Consejo Nacional de Administración y Carrera Judicial de la Corte Suprema de Justicia, CSJ, ordenó la suspensión temporal del juez suplente Segundo Distrito Penal de Audiencia de la capital, José Luis Araica.
La suspensión es porque el 15 de noviembre de 2011, el juez suplente ordenó la libertad de un reo acusado de violar a su menor hija de 12 años.

Los magistrados tomaron la decisión luego de recibir la denuncia de los familiares de la niña víctima, quienes manifestaron que en la  audiencia inicial el juez le cambió la prisión preventiva por el arresto domiciliar al reo de 48 años.

En la denuncia, los familiares de la niña víctima acusan al juez Araica de haber “permitido” que el acusado pudiera huir de la justicia al ordenar su libertad.

Los problemas para el judicial comenzaron cuando el presunto violador --cuyo nombre no revelamos para proteger la identidad de la niña-- no se presentó a la audiencia de juicio prevista para el 24 de enero del año en curso.

Ante la ausencia del imputado, el juez suplente Cuarto Distrito Penal de Juicio, Donaldo Alfaro, declaró rebelde al reo y ordenó su captura.

EL NUEVO DIARIO se comunicó vía telefónica con el juez José Luis Araica, quien dijo que no respondería a los señalamientos hechos en su contra hasta que concluya la investigación disciplinaria que realiza la Inspectoría Judicial por mandato del Consejo Nacional de Administración y Carrera Judicial.

Cabe mencionar que el judicial, al otorgarle el arresto preventivo al presunto violador, también le impuso otras medidas restrictivas, como estar bajo la custodia de un familiar, presentarse los miércoles de cada semana ante la Oficina de Control de Procesados, y la prohibición de salir del país, las que resultaron insuficientes para que el indiciado no evadiera la justicia.

Dictámenes distintos

En el expediente judicial rolan dos dictámenes médico-legales contradictorios. En el primero, el forense ad honorem, Nimrod Flores Sánchez asegura que la niña es virgen.

Pero en un segundo examen, hecho por la forense Ana Carolina Navas, el 9 de noviembre, refiere haber encontrado evidencias de que la niña fue mancillada.

Los dictámenes médicos son contradictorios en lo que refiere al examen físico, pero los peritos forenses coinciden en que la niña requiere de valoración psicológica.

Por su parte, la psicóloga Gretthell Solano Hernández señala en su parte médico que la niña víctima presenta una postura de indefensión y sumisión contra su agresor,  “quien se vale del poder y la autoridad que le da ser su progenitor para cometer el delito sexual”.