•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • AP

La principal organización feminista del país rechazó el lunes la visita del presidente nicaragüense Daniel Ortega a Honduras el 25 de agosto debido a las denuncias de abuso sexual contra su hijastra.

"Si Ortega tiene un poco de vergüenza no debe venir porque él ha sido denunciado internacionalmente como un abusador de la hija de su esposa (Rosario Murillo)", dijo la presidenta del Movimiento de Mujeres por la Paz, Gladys Lanza, en declaraciones a la estación Radio Cadena Voces.

"Por eso, le exigiremos al presidente (hondureño) Manuel Zelaya que no invite a Ortega, que no permita que ese hombre venga a nuestro país", añadió. "Con otras organizaciones feministas tenemos una posición definida en torno al asunto".

Lanza no especificó qué tipo de acciones llevaría a cabo si Ortega llega a Tegucigalpa.

Zelaya invitó hace dos semanas a Ortega y al presidente boliviano Evo Morales al acto en que firmará la adhesión de Honduras a la Alternativa Bolivariana para las Américas (Alba) junto a su colega de Venezuela, Hugo Chávez.

La decisión de Zelaya de sumarse al Alba es criticada por numerosos sectores, entre ellos empresariales y políticos, que respaldan las alianzas tradicionales del país con Estados Unidos.

Los líderes de la iniciativa privada se oponen también a la cercanía de Zelaya con Chávez.

Ortega suspendió la semana pasada su viaje a Paraguay para asistir a la toma de protesta del nuevo gobernante de ese país, Fernando Lugo, después que grupos de mujeres repudiaron su llegada tras calificarlo de "violador".

El escándalo contra Ortega surgió en 1998 cuando su hijastra Zoilamérica Narváez denunció que durante 20 años fue víctima de abusos sexuales presuntamente cometidos por el actual gobernante nicaragüense. El caso fue archivado por la justicia por haber prescrito.