•  |
  •  |

Un total de 450 viviendas para familias de escasos recursos es la meta que se propuso construir para este año el organismo “Un techo para mi país”, el que pretende continuar estimulando corazones para seguir satisfaciendo las necesidades de muchas personas.

“Un techo para mi país” es una organización latinoamericana presente en 19 países. Nació en Chile en 1997, y en 2008 se afincó en Nicaragua. Está integrada por voluntarios de universidades y de colegios que trabajan junto a las familias de los asentamientos espontáneos, con quienes pueden idear estrategias de desarrollo para poder autogestionarse e ir superando sus problemas.

Para tener una referencia de los lugares más vulnerables donde enfocar su ayuda, la organización hace un rastreo para localizarlos mediante el área de “Detección y asignación”, que se encarga de realizar la ficha social con la que se mide la cantidad de familias cuyas viviendas están en malas condiciones, y sin acceso a redes de servicios básicos.

Esto (el rastreo) “nos ayuda a conocer el nivel de peligrosidad, la distancia hacia la ciudad o el punto mas cercano para cualquier necesidad”, indicó Ana Lucía Álvarez, Directora Social de “Un techo para mi país”.

Buscando voluntarios

El reclutamiento para “Un techo para mi país”, se realiza desde las universidades y los colegios, en donde asisten equipos de trabajo que llevan a cabo campañas de captación.

Para este año, la meta es construir 450 viviendas en los 37 asentamientos donde la organización ya ha trabajado, en diez departamentos del país, incluyendo Managua, León, Chinandega, Matagalpa, Rivas, Granada y Masaya, explicó Álvarez.

Para cumplir la meta, este año se requiere conseguir la suma de US$900,000, y con ese fin trabajan con la Empresa Privada y ONG. Tienen planificado realizar una campaña institucional en agosto, y recaudar así el dinero necesario para beneficiar a más familias.

Desde su fundación, “Un techo para mi país” ha levantado en Nicaragua 804 viviendas, en las que habitan familias de 4 a 5 integrantes.