•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Un grupo de trabajadores del vertedero La Chureca cerró por varias horas y por segunda ocasión el ingreso al sitio, como medida de presión a las autoridades municipales, a quienes les exigen el cumplimiento de acuerdos firmados en 2008, donde se especificó que los recolectores de los camiones iban a recibir un aumento con tal de que no seleccionaran los materiales reciclables.

Los quejosos precisaron que los recolectores clasifican el cartón, las botellas plásticas, el bronce y el aluminio, entre otra materia prima, y la comercializan a los acopios, y una vez que llegan al vertedero ya no hay desechos a los que se les pueda sacar dinero.

Jorge Larios, secretario general del sindicato de trabajadores por cuenta propia de La Chureca “Ramón García”, recordó que el 27 de marzo de 2008 se firmaron varios acuerdos luego de 35 días de protesta ininterrumpida en el vertedero, precisamente para evitar que los recolectores extrajeran de los desechos los mejores materiales para comercializar.

Grave problema hace cuatro años

Debido al plantón de 2008, la capital se inundó de basura por la falta de ingreso de los camiones al vertedero municipal.

“A los camioneros se les aprobó un aumento salarial que anduvo por los 11 millones de córdobas anuales, y ellos en cambio se comprometieron a dejar el material para la gente de La Chureca, sin embargo, ellos no han dejado de llevarse el material en todos estos cuatro años. Queremos que dejen de seleccionar y de llevarse lo reciclable”, explicó Larios.

Desde el 2007 la rotonda La Virgen funciona como zona para ejercicios físicos, así lo dispuso la comuna capitalina.

El sindicalista agregó que los recolectores de la comuna tienen derecho a siete horas extras a la semana, y que, además, obtienen de C$2,000 a C$3,000 por la materia prima reciclable. “Aquí solo traen lo orgánico y por ahora no hay quien la recicle”, señalan.

Angela Lumbí, trabajadora del vertedero municipal, señaló que antes ganaban de C$100 a C$150 por día, y recolectaban materiales que iban desde botellas hasta suelas de zapatos, pero ahora si hacen C$60 al día es mucho.

“Solo se gana para subsistir, vivimos de lo que los demás no quieren, trabajamos en medio del sol, aguantamos de todo, y que nos estén quitando lo que vendemos no es justo”, detalló Lumbí.

Mientras, Julio García resaltó: “El que llega a 60 pesos se alegra, es raro eso ahora. Nada agarramos, y la botella hasta ya subió, ahora vale 10 córdobas…, y eso se lo quedan los recolectores”

22 camiones paralizados
Por su parte, Juan Morales, jefe de recolección domiciliar del Plantel Los Cocos, indicó que debido a la protesta, 22 camiones llenos de basura estuvieron por buen rato varados en las afueras del vertedero.

Morales aceptó que sus recolectores han estado reciclando, pero el pasado jueves durante una  reunión se les dejó claro que no deben hacerlo, y que para cerciorase, cinco inspectores a bordo de motos iban a “supervisar” las rutas de los 60 camiones, que conforman la flota de limpieza de la capital.

De estos camiones que recogen los desechos domiciliares, diariamente ingresan al vertedero de 850 a 950 toneladas de basura, sin incluir a los particulares.