•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La izquierda gobernante de El Salvador recibió en los comicios legislativos y municipales del domingo, una sanción de los electores ante una gestión de pobres resultados en materia económica y de seguridad pública, estimaron ayer analistas.

“Lo que recibió la izquierda fue un reclamo por los pobres resultados de su gestión en el gobierno. Si se quiere fue un voto de castigo”, dijo a la AFP el presidente de la prominente Asociación Nacional de la Empresa Privada, ANEP, Jorge Daboub.

La exguerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, FMLN --en el poder desde 2009-- obtenía este lunes 31 de los 84 diputados del Congreso unicameral, cuatro menos que en la legislatura actual.

Por su lado, la opositora Alianza Republicana Nacionalista, Arena, avanzó uno y logró 33 escaños.

En tercer sitio, con una proyección de 11 curules, se afianzaba como árbitro la agrupación derechista Gana, vinculada al expresidente Antonio Saca, quien durante los últimos tres años mantuvo eventuales alianzas con el oficialismo, luego de su expulsión de Arena.

Para el profesor universitario y disidente del FMLN, Roberto Cañas, el resultado electoral es un “llamado de atención” para el partido izquierdista, que tuvo su “fuerte” en la adopción de programas sociales, pero que registra déficit en el terreno económico.

Propuestas no funcionaron

“El gobierno del FMLN debe recibir el resultado en las legislativas como un referendo de medio tiempo, por lo tanto debe concentrarse en los próximos dos años que le quedan en resolver los problemas apremiantes, como la seguridad, y mejorar la condición de la clase media golpeada por la crisis”, resumió Cañas.

“La población se dio cuenta de que todo lo que propuso el FMLN no funcionó en el inicio de su gobierno”, subrayó el presidente de ANEP, y agregó que el partido de izquierda carga con “promesas que no cumplió” en materia de generación de empleos y en reducir los niveles de criminalidad.

Según estadísticas oficiales, El Salvador registra 65 homicidios cada 100,000 habitantes, en un escenario en el que las “maras” --pandillas juveniles transformadas en organizaciones mafiosas-- controlan sectores completos de ciudades y pueblos, y sirven de fuerza de choque al narcotráfico.

Con escasos 20,742 kilómetros cuadrados y 6.1 millones de habitantes, El Salvador tiene a un tercio de su población desempleada, y su economía dolarizada, víctima de todas las crisis externas, depende de las remesas familiares de sus emigrados, que en 2011, sumaron US$3,600 millones, equivalentes a un sexto del Producto Interno Bruto.

Inmigración en ascenso
Durante los casi tres años de gestión de Funes, el desempleo y el subempleo tuvieron una leve baja, de 40% a 36% sumados, mientras la juventud sigue emigrando a Estados Unidos, incluso ilegalmente, al punto de que hoy uno de cada tres salvadoreños vive allí, según diversas estimaciones.

Tras la leve ventaja legislativa, el máximo dirigente de Arena, el expresidente Alfredo Cristiani (1989-1994), dejó abierta la puerta para las alianzas.

Cristiani señaló que como oposición su partido hará en los dos próximos años “un trabajo en favor de la gente”.
En tanto, el analista político Juan Ramón Medrano minimizó el resultado de la legislativa al señalar que “una derrota” para el FMLN hubiese sido que Arena lograra mayoría simple de 43 diputados.

“Lo que también comenzó a afectar al FMLN es el desgaste por el ejercicio del poder en un país que acumula muchos problemas”, destacó.

OEA señala fallas

Por otra parte, la Organización de Estados Americanos, OEA, advirtió este lunes de fallas y “retrocesos” en los comicios, como el retraso en la apertura de mesas y la falta de garantías para el ejercicio del voto secreto.

La organización hemisférica, que acreditó 23 observadores el domingo, señaló que las deficiencias se dieron en el marco de una reforma electoral puesta en marcha “de manera abrupta e incompleta”.